Yara y la danza: el complemento para el equilibrio

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Yara y la danza

El complemento para el equilibrio

Su nombre es Yara Seoane. Su rostro de cejas pobladas y ojos rasgados recuerdan a las actrices de las películas del medio oriente, y cuando baila no cabe la menor duda de su sangre árabe.

Pero al hablar, inmediatamente, su desparpajo y su acento costeño la delatan.

Esta barranquillera y bailarina profesional se ha convertido en maestra de decenas de mujeres quienes han encontrado en la danza el camino para alcanzar el equilibrio.

Somos un ser físico, espiritual y mental, en la danza se ejercita todo y aprendemos a tener conciencia de nuestro ser completamente, como uno solo, teniendo como resultado ese equilibrio integral que se manifiesta en todos los planos de nuestra vida

Bailar es salud

La danza árabe o del vientre es considerada una de las más antiguas del mundo.

En las culturas del Mediterráneo y Asia Menor, se enseñaba a las mujeres este baile que estimula el espíritu y el cuerpo, principalmente los músculos del abdomen y la flexibilidad de la cadera, como preparación para la fertilidad.

En la actualidad, los beneficios de esta práctica se han hecho más populares. Por eso cada día son más los centros de enseñanza como el de Yara (ubicado en Barranquilla, capital del departamento del Atlántico), que se dedican a instruir en el arte del baile.

Los beneficios de la danza árabe son infinitos. Pérdida de peso, eliminación de toxinas, disminución y prevención de celulitis, trabajo cardiovascular, flexibilidad, liberación de tensiones y estrés, vitalidad física, rejuvenecimiento, elevación del autoestima, mejora en la capacidad de concentración, disminuye la probabilidad de enfermar, eleva la libido, entre otros, afirma la experta.

Según los especialistas, la danza árabe actúa sobre los centros de energía del cuerpo, llamados “chakras”, eliminando así bloqueos, tensiones y problemas de comunicación entre dichos centros. De esta forma logra armonizar y dejar fluir la energía por todo el cuerpo, lo que se traduce en mejor estado físico y anímico.

Siguiendo el paso

La danza del vientre se basa en los principios de continuidad y fluidez. Por eso sus movimientos son suaves y ondulatorios, combinados con vibraciones.

Es un baile en el que se involucra todo el cuerpo, aunque la mayor parte del movimiento se localiza en las caderas, los músculos abdominales y la pelvis. La danza del vientre se baila con los pies descalzos, para facilitar la conexión con la tierra.

La vida es una danza que se sigue con la melodía de nuestro amor desde lo más interno. En la danza aprendemos a expresar la alegría, la melancolía, la pasión, el amor, la tristeza… y evolucionamos. Lo mismo es en nuestra vida cotidiana, es organizar y tener conciencia que lo que es por dentro es por fuera. Cuando hay una conversación contigo mismo hay equilibrio en la vida

El arte de ser mujer

Dado que en sus inicios este arte se relacionaba con la maternidad, su práctica está asociada a la mujer. Pero son muchos los hombres que practican la danza del vientre.

Yara se formó en Egipto con los más grandes maestros de la danza oriental, en su mayoría hombres. Aunque para ella el principal fin de esta disciplina es: “vivir a plenitud el arte de ser mujer”.

Yo soy una mujer orgullosamente barranquillera con orígenes árabes que me hicieron interesar por las danzas de mis ancestros tan ricas en arte, cultura, e historia.

Igualmente, el querer rescatar por medio del baile, la pureza y las buenas costumbres que se han perdido con el tiempo, el respeto por nuestro cuerpo que es nuestro templo, la sensualidad, la femineidad, la pureza femenina y su encanto secreto.Y bueno, las cosas hermosas que enamoran hay que compartirlas, y aquí estamos compartiendo el arte del medio oriente y sus beneficios.

Vuela alto

Yara es “una mariposa de colores en constante interés por evolucionar como persona, que vive al máximo el arte de ser mujer, que se esmera día a día para ser un mejor instrumento de Dios capaz de dar un mensaje de arte y amor por medio la danza oriental al mundo entero”.

Así se considera esta bailarina, una mariposa que utiliza su cuerpo y sus brazos para imaginar que vuela por el infinito a ritmo oriental, aunque por ahora su sede de aterrizaje sea su natal Barranquilla.

 

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *