Vuele tranquilo, jet lag controlado

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Usted puede ser parte del 93% de los viajeros que al cambiar de zonas horarias sufren trastornos del sueño, hormonales o de apetito, desorientación, falta de concentración, irritabilidad y fatiga, por las alteraciones asociadas a la pérdida de sincronía de los ciclos del organismo o jet lag.

Viajar es maravilloso, pero cuando sus efectos nos descompensan, sin duda uno desea no volverse a montar en un avión. Ese “soroche”, como popularmente se conoce al jet lag o científicamente conocido como disritmia circadina, afecta los ciclos biológicos durante determinado tiempo.

No permita que ahora, cuando se acerca una nueva temporada de vacaciones, su descanso se estropee por ese jet lag tan “maluco”. Combátalo de manera natural. Con el apoyo de Paola de La Garza, médica mexicana, especialista en nutrición y metabolismo, le comentamos cómo hacerlo.

5 consejos para equilibrase

Ese desequilibrio entre el reloj natural y el reloj de arribo es posible menguarlo con la medicina natural. Biológicamente se puede sobrevivir a esa alteración nivelando su reloj biológico y haciendo más fácil su experiencia de vuelo y de adaptación al lugar de llegada. Para ello siga estas recomendaciones:

  1. Establezca horarios: duerma cuando toque hacerlo; coma al momento que deba comer. ¡Olvídese de la siesta!
  2. Hidrátese con agua pura: evite el alcohol, la cafeína y los estimulantes, pues harán más largo el periodo de adaptación.
  3. Coma ligero: su intestino también necesita tiempo para adaptarse.
  4. Salga a la luz del día: recuerde que las hormonas que regulan el reloj biológico son sensibles a la luz natural y al estar expuestas a ella, se logrará que pronto se adapten a la nueva condición.
  5. Duerma con todas las condiciones: apague toda la luz artificial para que su cuerpo pueda asimilar que es hora de descansar.

Complementos naturales            

Existen algunas ayudas extras o suplementos que pueden ayudar a recuperarse. Consulte a su médico biológico el tratamiento natural que más se adapte a su organismo; entre las recomendaciones pueden estar:

  • Adelántese a los acontecimientos: desde la noche previa al vuelo descanse bien reconfortando su cuerpo.
  • Evite tomar siesta en el avión: hágalo solo cuando el horario coincida con el momento de dormir en el sitio al que va.
  • Tome algunas vitaminas: su cuerpo se debilita con el cambio de ritmo; para fortalecer su sistema inmune puede tomar un complejo multivitamínico o simplemente vitamina C.
  • Buen uso del magnesio: juega un papel importante en el ciclo del sueño. El sulfato de magnesio puede ser utilizado como un baño de sal o en forma de crema para el cuerpo; esto permite que el organismo se desintoxique, proporcionando relajación y bienestar, importantes para aliviar los músculos.
  • Consultar sobre la melatonina, antes de consumirla: aunque se trata de una hormona que se encuentra de forma natural en el organismo, se dice que algunos comprimidos de melatonina ayudan a ajustar los ciclos de sueño/vigilia y controlar el insomnio. Pregúntele a su médico biológico para que le dictamine si la necesita verdaderamente. Estudios sugieren que el tratamiento de la jet lag con melatonina es complejo y controvertido.
  • Omitir el consumo de píldoras para dormir: algunos pasajeros consumen pastillas con efectos hipnóticos para tratar de mitigar los efectos del jet lag durante vuelos de larga distancia. Pero ¡cuidado! Incluso si las pastillas tienen algún efecto, su uso no está exento de efectos secundarios. De hecho, inhiben la correcta circulación de la sangre en las piernas e incrementan el riesgo de coágulos.

Finalmente, lleve su mente abierta al cambio de horario, su actitud es la mejor medicina para logar una verdadera adaptación al viaje. ¡Disfrute y relájese!

Más información
www.avianca.com.cowww.dsalud.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *