La fórmula de Juan Pablo Montoya y su esposa

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Por: Mariné Moré Morera

Parece la final del mundial, pero no lo es. No hay un solo carro en las calles y todos, absolutamente todos están frente al televisor haciendo fuerza.

Última vuelta. Emoción; los más desesperados se tapan los ojos y los optimistas se paran desde unos segundos antes a celebrar. Gana. Colombia se emociona y vive junto a él el triunfo como propio en las calles.

La cámara hace un primer plano y se ve –nunca lo olvidaré- a Juan Pablo Montoya con una enorme sonrisa; la misma que inspiró a su esposa, Connie Freydell, a crear la Fundación Fórmula Sonrisa hace años.

Esta es, sin duda, uno de sus grandes aportes para vivir en equilibrio, pero no es el único. La familia Montoya- Freydell se ejercita, come sano y vive sano.

La inspiración: “darle ejemplo de vida activa a nuestros chiquitos”, explica Connie. Por eso, los invitamos a que hicieran parte de nuestra Revista Equilibrium, Medicina Biológica y Natural.

Su hogar queda al lado del mar. Esto les permite disfrutar de la naturaleza todos los fines de semana: es su manera de descansar y de compartir tiempo juntos.

Cuando no están relajados y desconectados en un barco, están en la finca, pero siempre en contacto con el medio ambiente: “la verdad todas las actividades nuestras son en contacto con la naturaleza”, confiesa Connie. Un entorno que les permite hacer deporte en libertad.

Y es que el ejercicio, es un punto central de su cotidianidad

“Juan Pablo y yo siempre estamos activos con el ejercicio físico; ya sea en planes familiares o, él por su lado y yo por el mío, siempre dándoles el ejemplo a los chiquitos”.

Connie se ejercita 30 minutos todos los días (con cardio) y un día si, un día no, hace pesas con el peso de su cuerpo y Pilates, mientras que Juan Pablo juega golf y practica windsurf.

Creen en una alimentación balanceada. Saben los beneficios de hacerlo y por eso la estimulan en sus hijos:

“Siempre procuro que la alimentación sea lo más sana posible: mucha fruta y verdura… Evitando los malos hábitos alimenticios”. Aclara que se come de todo, pero sin exageración.

La fórmula perfecta

Pero es en la medicina biológica donde han encontrado el gran aliado para vivir en equilibrio:

“Nos cuidamos mucho en el uso de medicamentos, y en lo posible siempre nos vamos por lo natural. Por eso, con la medicina biológica encontré la combinación perfecta, que nos da los resultados sin hacerle ningún daño a nuestro organismo”, afirma.

Consideran que la variedad de productos que tiene Heel les ayuda con el equilibrio interno de sus organismos. Les da tranquilidad y buenos resultados.

Y es el Traumel su producto favorito:

“Es algo que nunca falta en mi casa. Lo usamos mucho Juan Pablo y yo para los dolores musculares y, por su puesto, con los niños. ¡Es algo mágico para los golpes de los chiquitos! ¡Les quita los morados en segundos!”, cuenta.

Definitivamente, el de Juan Pablo Montoya es un ejemplo de hogar donde el deporte, la buena alimentación, la medicina biológica y el amor hacen la fórmula perfecta para vivir en equilibrio.

Más información

Centro de Medicina Biológica y Estética Gilma E. Garrido
Dirección: Calle 121 No. 7A–07
Teléfonos: 629 0391 / 213 3724
Celulares: 315 – 346 2316 / 318 – 330 9083
Correo electrónico: gilmaegarrido@yahoo.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *