Turismo rural: nueva opción sostenible

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Un modelo de gestión turística enfocado hacia procesos de sostenibilidad, emprendimiento participativo y consolidación de los destinos novedosos es lo que resume el turismo rural. Se trata de la visita de turistas a comunidades campesinas, mientras se aprovecha y disfruta el ambiente y los valores naturales, culturales y socioproductivos.

El turismo rural es una actividad que se viene desarrollando en zonas campestres bajo la administración de organizaciones de tipo colectivo que ante todo tienen la responsabilidad de cuidar, preservar y hacer respetar los valores naturales, ambientales, culturales e históricos que sirven de atractivo en sus territorios.

El mercadeo turístico rural, como también se le denomina, es una iniciativa aún incipiente en países como Colombia; su comercialización se realiza básicamente por internet y es autofinanciada por quienes ponen a disposición sus casas o aldeas campesinas para atender al turista.

“Este modelo de turismo debe permitir la inclusión de las comunidades rurales, con el propósito de irrigar beneficios económicos, sociales y culturales hacia ellas”, asegura, el subdirector de promoción del Instituto Distrital de Turismo de Bogotá, Luis Fernando Arias Gómez,

Turistear fuera de la cuidad

Se realiza en las instalaciones de antiguas casas o caseríos campestres reformados y adaptados con alojamiento, los cuales son atendidos por sus propietarios para que el turista reciba un servicio más acogedor y altísima calidad.

Los lugares se destacan por su:

  • Riqueza histórico-cultural
  • Tranquilidad en el entorno
  • Sensación de paz y descanso
  • Armonía con el entorno
  • Mantenimiento del estilo arquitectónico original
  • Riqueza histórico-paisajística

El alojamiento puede ser en casas o apartamentos rurales, y en ellos se permite, incluso, que el mismo huésped pueda cocinar y hasta compartir con los demás turistas.

Tipos de alojamiento

Casa rural: Ofrecen todas las comodidades dentro del marco de la sencillez. Por lo general se suele compartir con los propietarios. Se suelen alquilar habitaciones.

Alojamiento rural: similar a un apartamento turístico, pero con condiciones propias del ambiente campesino (construcción, decoración, etc.). Cuenta con cocina propia, baño, salón y dormitorios.

Hotel rural: se denomina también posada rural. Suelen ser alojamientos de mayor tamaño que las casas o los apartamentos, pero no llegan a ser tan grandes como los hoteles citadinos; de todas maneras ofrecen un número reducido de habitaciones (habitualmente entre 4 y 10); cuentan con restaurante y servicio diario de limpieza de las habitaciones. El funcionamiento es similar al de un hotel convencional, pero con las limitaciones de su tamaño. Bajo esta modalidad se destacan muchas opciones de hospedaje en el Eje Cafetero colombiano.

Centro de turismo rural: corresponde a un pequeño complejo con alojamiento, restaurante y zonas comunes. Por lo general, ofrece programas que permiten emocionantes vivencias con la naturaleza.

Albergues: existen albergues rurales, juveniles, de peregrinos, etc. Se trata de un tipo de alojamiento más económico, destinado a un perfil de visitante juvenil, donde generalmente se cuenta con una menor intimidad ya que las habitaciones suelen ser para más de tres personas.

Más información
www.idct.gov.co

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *