Logo Equilibrium Medicina Natural y Biológica

Medicina Natural

Terapia integrativa contra la amigdalitis con medicina natural.

84
¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Terapia integrativa contra la amigdalitis

Ese dolor insoportable en la garganta, que logra desestabilizar el estado físico y anímico del paciente e incapacitarlo, tiene lasolución en la medicina integrativa capaz de complementar el tratamiento alopático o convencional con terapias alternativas.

La inflamación de las amígdalas que, por lo general, suele ser de naturaleza infecciosa, suele combatirse con el suministro de los populares antibióticos; sin embargo, cuando en el tratamiento se combina la terapia neural, la homeopatía y homotoxicología, los cuidados de la dieta y el uso de fitoterapéuticos, se logra modificar los factores causales y se recupera la capacidad bio y autorreguladora del organismo.

De esta forma, se garantiza mayor eficacia en el resultado del tratamiento.

Todos los médicos en cualquier momento hemos estado enfrentados a cuadros de amigdalitis, bien sean agudos o crónicos; reconocemos su clara tendencia recidivante o episodios repetitivos y al mismo tiempo su potencial peligro, que en la forma de evolución negativa de la enfermedad, lleva a daños en órganos vitales como el corazón o el riñón, afirma el doctor Arturo O’Byrne, especialista en medicina antihomotóxica.

La medicina integrativa incluye un enfoque preventivo –que relaciona e investiga los factores dietéticos, ambientales y microbiológicos que favorecen la aparición de la enfermedad en una persona-. Una mirada integrativa del ser humano y un tratamiento complementario permitirán una resolución exitosa a la enfermedad.

Terapia neural y amigdalitis

Este tipo de tratamiento tiene como finalidad facilitar los mecanismos de autocuración del organismo, y como terapia reguladora procura que este busque su propio orden individual mediante estímulos en puntos específicos.

Con la terapia neural se infiltran o inyectan pequeñas dosis de un anestésico biológico en las amígdalas y en los puntos del sistema nervioso más irritados o que pueden ser factores determinantes en la aparición de la enfermedad. Este analgésico recupera y estabiliza el organismo casi de manera inmediata hasta llegar a la ausencia de síntomas.

A diferencia de la terapéutica farmacológica, en la que el organismo acaba por habituarse a la droga -siendo necesaria cambiarla o aumentar la dosis para lograr los efectos deseados-, aquí la mejoría suele ser cada vez más duradera y los síntomas menos intensos.

Homeopatía y homotixicología en amigdalitis

La terapia antihomotóxica estimula la capacidad de autocuración del organismo. El objetivo de los tratamientos homeopáticos y homotoxicológicos es conseguir la curación natural, siempre que sea posible.

Para la homotoxicología no siempre el uso de medicamentos de activación (homeopáticos) es la solución al problema.

La auténtica curación viene cuando junto con el suministro adecuado de los medicamentos antihomotóxicos, el paciente contribuye con su motivación y el cambio en sus hábitos de vida (dieta recomendada por el médico biológico), y además, se utilizan otras terapias como la fitoterapia, el uso de suplementos nutricionales vitamínicos o minerales y, en casos extremos, la alopatía y la cirugía correctora.

Según Reckeweg y la medicina natural, una enfermedad aguda contribuye a la prevención de las enfermedades crónicas y a la regresión de las alteraciones celulares.De modo que la terapia tiene que regular en primer lugar la sintomatología de la enfermedad aguda con la intención de favorecer de forma natural la reacción generada por el organismo, consiguiendo de esta manera la eliminación a fondo de las causas.

Dieta y amigdalitis

Algunos alimentos ayudan al organismo a combatir la infección. Beber agua y zumos cítricos ayuda a estabilizar y prevenir enfermedades agudas como la amigdalitis.

Reducir el consumo de proteínas de origen animal, por ejemplo, la leche, los quesos y la carne, permite no fatigar al organismo con alimentos difíciles de digerir.

Comer mucha fruta y verdura y priorizar los productos ricos en vitamina C e integrar en la dieta carbohidratos como arroz y pasta, también es una opción para prevenir la amigdalitis.

Fitoterapia y amigdalitis

Para estos casos se recurre a plantas con acción antiinflamatoria, antiséptica y emoliente. También se utilizan plantas con efectos antibióticos que ayudan o estimulan las defensas del organismo. Suelen aplicarse en forma de gargarismos o enjuagues bucales.

• Agrimonia
Antiinflamatorio. Alivia la irritación de garganta.

• Capuchina
Antibiótico y antibacterial natural.

• Tomillo
Antiséptico, estimulante de las defensas del organismo.

• Verbena
Emoliente, antiinflamatorio.

Otras plantas compatibles: limonero, nogal, roble.

Para reforzar el sistema inmunológico y evitar las recaídas y se utilizan en curas anuales o semestrales, tomándolas durante dos o tres meses.

• Equinácea: refuerza las defensas estimulando la producción de linfocitos.

• Ajo y cebolla: tienen una excelente acción antiséptica pulmonar con propiedades expectorantes.

• Uña de gato: además de estimular las defensas es una buena antiinflamatoria.

• Própolis: es un excelente desinfectante natural de las mucosas.

Polen: rico en sales minerales y vitaminas del grupo B con propiedades inmunoestimulantes.

• Vitamina C: alivia los síntomas del resfriado y hace más rápida la recuperación. También es útil como terapia preventiva (naranja, limón, kiwi, col, zanahoria, cebolla).

• Vitamina B6: tiene una acción directa sobre el sistema inmunitario, estimulando la producción de linfocitos T (cereales, pan integral, espinacas, guisantes, plátanos).

• Hierro: debido a que la anemia por deficiencia de este mineral favorece la infección de las vías respiratorias superiores (frutos secos, yema de huevo, carnes rojas, alubias, avena).

• Cinc: es el más indicado para tratar las infecciones características de los climas fríos y elevar las defensas (germen de trigo, levadura de cerveza, semillas de calabaza, carne).

Ambiente, estilo de vida y amigdalitis

Es importante mantener un buen grado de humedad en el aire. El aire seco daña las mucosas de la nariz y la garganta. Si utiliza aire acondicionado es mejor bajar algunos grados la temperatura y utilizar un humidificador para lograr un ambiente menos seco.

Se recomienda ventilar las habitaciones, basta abrir unos minutos la ventana para que se renueve el aire y se libere de numerosos microorganismos.

Fumar daña el sistema inmunitario y debilita las vías respiratorias (las mucosas de la nariz, los bronquios y los pulmones son más vulnerables a las infecciones virales y a los ataques de las bacterias). Este hábito no representa absolutamente ningún beneficio para el ser humano y sí, por el contrario, muchos daños para él, su familia y cercanos y su medio ambiente.

Realizar ejercicio físico estimula el sistema inmunológico. Una buena caminata diaria ayuda a mantener constantemente activas las defensas del organismo.

 

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather
  • atalantafederika@hotmail.com

    28-Abril-2014

    Necesito un terapeuta natural para curar amigdalitis en barcelona urgente

    Responder
    • Dra. Gilma E. Garrido

      04-Mayo-2014

      Por favor digitar http://www.heel.com luego escoge el idioma y en la barra superior dice heel en el mundo allí haces click y busca su país y abre esa página, llamar al sitio más cercano de su país para que le den la lista de médicos en barcelona.

      Responder
  • jose enrique

    05-Julio-2015

    urge ayuda,, mi hijo de casi 7 años tiene problemas de amigdalitis recurrente, somos de la ciudad de méxico gracias.

    Responder
  • Jesus guzman

    07-Noviembre-2015

    Tengo 23 años con las amígdalas y no se me pueden componer el medicamento no me hace efecto y para que me Aga efecto necesito subir mis defensas para que me Aga y ni los medicamentos fuertes me lo quitan Ojalá manden la solución de mi problema

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *