Silvia de Dios: su faceta en la cocina

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Silvia de Dios: su faceta en la cocina

Nos recibe con una sonrisa enigmática que hace gala a su belleza innata. Las cámaras no le hacen justicia. Es una persona serena, prudente y que transmite mucha confianza. Así es la Silva de Dios que habló con Equilibrium, revista de medicina natural y biológica.

Por: Paola Andrea Martínez Ocampo

Actriz, madre, empresaria y chef, Silvia de Dios nos abre las puertas de su restaurante La Huerta Orgánica, en Bogotá, y nos muestra la faceta de una mujer que ha alcanzado la sabiduría. Aquí está ella en un día cotidiano.

¿Dónde se encontraron Marysin Buendía y Silvia de Dios (propietarias de La Huerta Orgánica)?

Yo tenía un restaurante entre La Calera y Sopó, y ella me vendía el pollo orgánico. Un día le pedí a Dios: “Mándame un mensaje muy claro sobre lo que debo hacer”, y Él me dijo que debía cerrar mi negocio. Entonces, empezamos a tantear el terreno con Marysin para ver si nos uníamos. Ella regresó de un viaje y me sugirió: “Silvia, métete a mi local”, y así hice. Lo montamos en siete días.

Esto era de Marysin, ella tenía su tienda de productos orgánicos y, además, vendía pollo orgánico rostizado, pero la gente le pedía más platos. Ella no sabía preparar nada más y no tenía ni estufa ni horno.

Entonces traje mi cocina, junto con mi menú y así empezamos. Para mí, Bogotá era un mercado diferente, de forma que quería hacer “el bachillerato” en este tema y ver si me graduaba, porque uno no puede ir con ínfulas de que todo lo sabe. Debemos aprender y entender al consumidor para saber qué es lo que quiere. Y en eso estamos.

De Silvia conocemos casi todo de su faceta como artista, pero poco sabíamos sobre su espíritu culinario. ¿Siempre lo ha tenido?
Toda la vida me ha gustado la cocina. Pero un día, hace seis años, decidí irme de Colombia porque quería descansar y aterrizar en la vida real, por lo que nos fuimos con mi hijo a Australia y me inscribí en un curso de inglés, pero cuando llegué me dijeron:

Qué pena, usted habla inglés y este curso es para gente que solo dice dog and cat, así que no le sirve.

Entonces me ofrecieron otros cursos, como el de cocina. Así que me puse a estudiar, pero, como era obligatorio hacer una práctica, busqué un sitio para trabajar y el único restaurante que me quiso contratar sin experiencia fue uno vegetariano. Eso me ayudó a aprender más sobre el tema.

Hoy en día, mi sazón no es colombiana porque mis papás son cubanos y porque aprendí a cocinar en Australia, razón por la que me pareció interesante traer esa tendencia.

Entonces, ¿prácticamente la vida la fue llevando por este camino vegano-vegetariano?

La verdad es que me tocó aprender desde hace mucho a cocinar para poderme preparar la comida vegana, porque el médico un día me advirtió: “O te vuelves vegana o vas a intoxicarte”. Fue por un tema de salud. Me pregunté, entonces, ¿qué voy a comer? Comencé a averiguar y encontré este camino.

Lastimosamente, en Colombia el tema no es claro. Cuando tenía el restaurante en La Calera, la gente pasaba y decía: “Eso es pura lechuga”, o en el set de grabación me decían: “Doña Silvia, le trajimos una superensalada”, como si eso fuera ser vegano y no es así. Y ese es el reto: cambiar ese concepto.

¿Se puede comer rico sin huevos y sin carne?

Yo como muy bien y muy rico. Hay que aprender a sazonar diferente, ahí está el secreto. Son las mismas recetas sin carne y huevo, pero los condimentos hacen que tengan muy buen sabor. No se come desabrido.

A mí me tocó, por fortuna, alimentarme con comida natural, pero comúnmente a las personas les toca comer productos a los que les han metido una gran cantidad de químicos y eso se queda dentro de nosotros; entonces la idea es comer lo más sano posible.

Nunca es igual el huevo de una gallina que engorda caminando libremente, al que viene de la gallina a la que le prenden y apagan un bombillo para que ponga miles de huevos, que al final no saben a nada. No se trata de prohibiciones, sino de comer sano.

¿Cómo le ha cambiado la vida el ser vegana?

Mi cambio de vida ha sido total. Soy una persona muy activa, según mi astrología china, porque tengo fuego y tengo madera, que alimenta el fuego. Todo el mundo me decía que era una persona muy acelerada y de mal genio, pero eso cambió desde que no consumo carnes. Soy mucho más tranquila, gracias a mi alimentación. ¡Es una delicia de regalo en mi vida!

Y ¿su salud?

Mi salud está perfecta, solo voy a un médico preventivo. Hay un tema y es que soy hiperactiva y no tengo nadie que me ayude, no tengo chofer, ni empleada. Yo actúo, cocino, atiendo mi casa, lavo, plancho… ¡En fin! Entonces hay momentos en los que siento un bajonazo y allí entra mi médico a darme hierro, vitaminas y demás, pero, de resto, todo está muy bien.

Astrología, salud preventiva, vegana

¿Son caminos que le han permitido la felicidad?

Creo que hay muchos caminos para entender la vida y la astrología me permitió entender a mi hijo. El mejor regalo es saber cómo es él y por qué es así. Estos caminos te permiten entender a los demás. Por otro lado, estoy convencida de que uno no viene este mundo a llevarse algo, eso me quedó claro con la muerte de mis padres.

Estamos en este mundo para aprender y no para tener hijos y graduarlos. No vine a hacer plata, ni a hacer rico a mi hijo. Hay algo más y eso es lo que trato de entender cada día, saber qué estoy haciendo aquí.

¿La Huerta Orgánica también es vegana o una mezcla de tendencias?

Es saludable. Hay lomo madurado, pollo orgánico rostizado libre de grasa, tres tipos de pescado y de pasta: lasaña, rollitos de espinaca y macarrones con queso; también tenemos seis platos veganos y las sopas son veganas. Ofrecemos un menú diario de nueve platos, pero la carta no es estable, se modifica.

En época de Navidad, la gente se lamenta por el aumento de peso, entonces,

¿qué hacer para tener una cena diferente?

En Colombia somos rutinarios, así que romper con el cerdo o con el pavo es muy difícil, pero una opción es comer pavo orgánico. En sí, yo creo que no hay que ser tan estricto en la vida, hay que tener esos momentos de gusto, pero mientras hagamos deporte.

La Navidad debería ser la época en la que uno más camina, pasea y va al parque. Si mantenemos la actividad física, enero dejará de ser tan duro por todo lo que comimos de más.

Yo soy vegana, pero hay un día en que quiero una oblea con arequipe, es decir, que uno no puede ser tan estricto. No es aguantar hambre, sino escuchar al cuerpo. No hay que comer porque toque, hay que alimentarse de lo que el cuerpo pide y no le hace daño.

¿Cómo se llevan Silvia de Dios y la Navidad?

La paso con la familia de mi novio, porque la mía es muy pequeña. Somos dos hermanas en Bogotá con sus respectivos hijos y no más. No soy colombiana, entonces, no tengo tíos, ni primos; mientras que en la familia de mi novio hay muchos niños y eso me parece divino.

La Navidad así es preciosa, con árbol y pesebre, eso me encanta. En Cuba, mis padres no me enseñaron nada de eso y lo vine a aprender de “vieja” y me parece hermosa. No obstante, para mí, Dios es todos los días, no solo en Navidad. Trato de mantener un verdadero lazo con mi apellido: “De Dios”.

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather
  • telson

    22-mayo-2012

    Quien cree en la reencarnación posiblemente también crea que hay muchos caminos a Dios. Es una creencia típica de la Nueva Era ver a Dios como una gran montaña y que hay muchos caminos para llegar a ella.
    Muchos sostienen que hay diferentes religiones y creencias, pero que al final todas conducen al mismo Dios. Y cuando finalmente las personas lleguen allá, se darán cuenta de que han llegado al mismo lugar y a la misma cima por más que recorrieron diferentes caminos para llegar hasta allí.

    http://www.jariiivanainen.net/haymuchoscaminosadios.html

    Responder
  • Nancy Nieyo

    11-agosto-2014

    Qiero saber mas de las dietas q dio sivia de dios en el canal uno me interesa mucho

    Responder
  • diana alvarez castaño

    12-agosto-2014

    me gusto mucho y es interesante aprender todo lo que ella hablo me gustaria saber la pagina o escribirle para actualizarme con ese tema

    Responder
  • Liliana Rocha Gómez

    12-agosto-2014

    Silvia soy tu ferviente admiradora, me encanta tu risa y tu manera tan bonita de ser. Eres un ser maravilloso que irradia Paz, alegría y mucha Fe, y eso me gusta. Quiero saber mas de los alimentos que debemos comer, me gusto el programa que pasaron acerca de tu Bloc alimenticio, lastima que solo alcance a ver la ultima parte. Ayúdame a cuidar mi cuerpo. Gracias. TQM

    Responder
  • Lila Senino

    14-agosto-2014

    Felicidades, te ves fantastica, q rico aprender mas

    Responder
  • Jennifer Mejía

    22-agosto-2014

    Hola Silvia, no alcancé a ver todo el programa, por lo tanto comparte la dirección de tu página, que parece interesante el concepto y quiero aprender más, GRACIAS

    Responder
  • Judith Picon Rincon

    24-agosto-2014

    Me gustaría tener recetas para cuidar mi salud , soy muy acelerada y esto me afecta mi digestión.no soy vegetariana lo estoy considerando . soy admiradora de Silvia de dios y sus logros.

    Responder
  • Luz Pinzon

    02-septiembre-2014

    Quisiera saber que dieta puedo seguir debido a que sufro delcolon y ninguna dieta me ayuda a desinframar mi estomago

    Responder
  • MARTHA INES REY ARIAS

    19-septiembre-2014

    Soy admiradora de Silvia de Dios.
    Quisiera saber recetas sobre comida vegetariana para mejorar mi ssluud, no soy amiga de la comida chatarra, por eso quisiera aprender a comer en forma saludable.
    Gracias

    Responder
  • Luz Elízabeth Riveros

    23-marzo-2015

    Silvia te admiro y admiro la piel tan extraordinaria que tienes, felicitaciones. No dudo que es el resultado de “saber comer”, has pensado en dictar cursos de gastronomía vegetariana? me encantaría. Me puedes confirmar si dictas esas clases o cursos ?. Gracias
    Elízabeth
    3203115252

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *