Ronquidos en los niños, no son simples ruidos

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Aunque para muchos los ronquidos de los niños pueden parecer algo normal, e incluso algo gracioso, esta condición puede generar muchos problemas en la salud de los niños y, en un futuro, del adulto. La severidad de la enfermedad depende de la intensidad de los ronquidos y la frecuencia con la que se presenten, por lo cual es importante consultar con el especialista para encontrar su origen y dar el tratamiento más adecuado.

Los ronquidos en los niños pueden significar la presencia de otras patologías que influyen en su calidad de vida. Cuando se presenta de manera habitual, existe la posibilidad de que el niño  tenga problemas de hipertensión arterial, problemas comportamentales asociados a la falta de sueño reparador, y  se presentan irritables, somnolientos o en ocasiones hiperactivos, afectando su rendimiento académico.

Usualmente, tienen una mayor prevalencia en el sexo masculino, en personas de raza negra, y en personas obesas. Por lo cual hay que prestar una mayor atención a estos casos, realizando un seguimiento desde la edad lactante y un adecuado estudio para las enfermedades concomitantes mencionadas.

¿Cómo saber cuándo debo consultar?

  • Este atento a cuando el niño humedezca la almohada, duerma con la boca abierta o tenga el sueño intermitente, muchas veces son las primeras señales.
  • Evalúe que tan severo es el ronquido.  Cuando es leve se puede presentar a diario, no generar ninguna incomodidad para los acompañantes y pasar desapersivido. Cuando es severo, además de presentarse diariamente, produce molestia a otros y llega a interrumpir el sueño. Aunque la severidad no siempre está relacionada con los efectos en la salud del niño.
  • Tenga en cuenta la posición en la que duermen los niños. En muchas ocasiones la obstrucción de la vía aérea causa movimientos súbitos del cuello, otra señal de que el niño está durmiendo mal.
  • Cuando se presentan pausas en la respiración o respiraciones superficiales, sonambulismo, cefalea al despertar, incluso si ya se tiene un diagnostico de enfermedades como rinitis, debe consultar al especialista.

Recuerde que atender los síntomas del niño no es suficiente para prevenir las enfermedades del adulto secundarias a la apnea del sueño en la infancia. La importancia de consultar con su médico de confianza yacen en el adecuado diagnóstico de las causas del ronquido y su tratamiento eficaz.

Más información:

Centro de Medicina Biológica y Estética Gilma E. Garrido
Dirección: Calle 121 No 7A–07
Teléfonos: 629 0391 / 213 3724
Celulares:  318 330 9083/ 3153462316
Correo electrónico: contacto@gilmaegarrido.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *