Nuevas opciones para el tratamiento de la dermatitis atópica

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica inflamatoria de la piel con una influencia ambiental, genética e inmune. Los síntomas incluyen resequedad de la piel, prurito o comezón, y liquenificación (zonas de engrosamiento de la piel por el constante rascado); usualmente es una enfermedad relacionada con pacientes atópicos y con alergias. Pero sólo aquellos que la sufren saben el dolor que genera y lo mucho que afecta su calidad de vida.

En realidad es una enfermedad sobre diagnosticada, pues muchos llaman a un cuadro alérgico agudo dermatitis atópica. De hecho alrededor de 6% de niños y 1% de los adultos sufren de la enfermedad. Aunque los síntomas en piel, sean agudos o crónicos y la enfermedad tenga orígenes diferentes, el manejo sintomático es el mismo.

El tratamiento tradicional incluye glucocorticoides tópicos, cremas hidratantes con ácido linolénico, ceramidas y urea, además evitar los alergenos (aquellas cosas que nos causan alergia) y agentes irritantes. Adicionalmente se pueden tomar medidas como utilizar ropa de algodón y tomar un baño después de hacer ejercicio, pues el sudor irrita la piel y empeora la erupción.

En medicina biológica tenemos un nuevo medicamento disponible: Atopeel®, la nueva crema de uso externo para el tratamiento de la dermatitis atópica. Los objetivos del tratamiento son hidratar la piel y facilitar la absorción de los ingredientes medicinales.

Los principales ingredientes naturales del Atopeel® son la ectoína y la corteza de avellano. Se ha demostrado que la ectoína es un compuesto que se encuentra en insectos que sobreviven bajo condiciones extremas, reduciendo la pérdida de agua a través de la piel; y el extracto de corteza de avellano tienen grandes beneficios para el manejo de los síntomas de la dermatitis atópica, especialmente con el alivio del prurito.

Más específicamente, la ectoína protege contra las temperaturas altas, la sequedad y los rayos UV, previene la pérdida de agua, la penetración de alergenos, reduce la inflamación y alivia el prurito. La corteza de avellano tradicionalmente ha sido usada para tratar la inflamación de la piel, úlceras por presión, quemaduras y furúnculos. Por lo tanto, reduce el prurito, tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y astringentes.

Dentro de las maravillas de esta nueva opción de tratamiento es su fácil aplicación 2 veces al día, en los estudios se observa que a las 2 semanas hay una mejoría en los síntomas. Incluso, con el uso constante los pacientes refieren regresión de las lesiones al mayor tiempo de uso de la crema.

Pregunte a su médico biológico de confianza. Con una evaluación integral de su enfermedad le puede ser de gran ayuda para el manejo de sus síntomas.

Más información:

Centro de Medicina Biológica y Estética Gilma E. Garrido
Dirección: Calle 121 No 7A–07
Teléfonos: 629 0391 / 213 3724
Celulares:  318 330 9083/ 3153462316
Correo electrónico: contacto@gilmaegarrido.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *