No sude la ‘gota fría’ con tanto sudor

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Iniciar un nuevo trabajo, estar en un trancón infinito, tener un problema en la oficina u hogar, perder algo, estar a punto de casarse, presentar un examen de estudio, entre otras, son situaciones que afectan las emociones y generan estrés. Este tipo de impactos suelen acompañarse de una reacción física normal: el sudor.

¡’Sudé’ de la emoción!

El sudor aparece ante una situación de estrés que estimula el sistema nervioso simpático en las glándulas sudoríparas, lo cual produce una descarga de adrenalina como respuesta neurotransmisora; esto logra incrementar la frecuencia cardiaca como si la persona  estuviera haciendo ejercicio cardiovascular en el gimnasio.

Esa reacción física a estímulos emocionales como estrés, ansiedad, miedo y dolor puede ocurrir en todo el cuerpo, pero es más evidente en:

  • La palma de las manos
  • La planta de los pies
  • Las axilas
  • La frente

“El sudor emocional se da independiente de la temperatura ambiental y disminuye mientras dormimos o nos relajamos. La vía de sudoración emocional no está muy clara, pero hoy se habla de que la corteza promotora, la amígdala cerebral y el sistema límbico están involucrados”, afirma Carolina Martínez, médica colombiana con especialización en dermatología, egresada de la Universidad Pontificia Católica de Río de Janeiro, Brasil.

Situaciones que ‘disparan’ el sudor

El estrés emocional y su consecuente manifestación a través del sudor pueden deberse a las siguientes situaciones cotidianas:

  • Mal estado físico
  • Ciclo menstrual doloroso
  • Hiperhidrosis (exceso de sudor por fallas en el sistema nervioso autónomo simpático).

Aunque transpirar es un proceso natural y necesario para cualquier ser un ser viviente, puede convertirse en problema cuando sobreviene la hiperhidrosis y el mal olor.

“La hipersudoración se produce por aumento en la cantidad normal de bacterias en zonas como axilas, pies, manos, abdomen y piernas. Cuando estas bacterias desintegran los componentes del sudor aparece la fetidez. Este proceso se acelera con la humedad”, explica el dermatólogo Campo Elías Páez.

Es importante aclarar que la sudoración por estrés emocional o por consumo de comidas picantes no es un tema común.

Novedosos tratamientos

Actualmente, la ciencia médica ofrece opciones de desodorantes para eliminar el exceso de sudoración mediante un mecanismo que activa la adrenalina en momentos de estrés; contienen 0% alcohol y están científicamente comprobado.

Cuentan con una tecnología de encapsulación con fragancias tecnológicamente desarrolladas, que se liberan al contacto con la humedad axilar. Además, neutralizan los olores y brindan seguridad para controlar los efectos consecuentes del estrés diario.

Ante todo, prevención

Controlar el sudor es posible adaptando productos naturales y un estilo de vida preventivo. Estas instrucciones le ayudarán a que la piel no se acalore y la transpiración no lo delate:

  • Mantener las axilas rasuradas o depiladas.
  • Evitar la ropa con tejidos sintéticos (poliéster, nylon y lana).
  • Usar ropa de algodón que no se pegue al cuerpo.
  • Practicarse siempre una buena higiene. Agua y jabón es la mejor fórmula para mantener el sudor bajo control.
  • Aprender a relajarse para controlar el estrés causante de la hiperhidrosis. La meditación puede ser una alternativa.
  • Buscar una intervención psicológica. Si experimenta ansiedad es posible que una terapia cognitivo-conductual le ayude a evitar estas situaciones estresantes y con ellas la sudoración.
  • Regular su dieta. Evitar, por ejemplo, comidas picantes o el azúcar, los cuales pueden provocar una sudoración maloliente. Una alimentación con muchas frutas y vegetales y grasas simples monoinsaturadas en pequeñas cantidades, es lo ideal.
  • Regular la masa corporal. Entre más cantidad tenga, el organismo tiende a sudar más para poder regular la temperatura.
  • Analizar la adopción del vegetarianismo. Muchos testimonios de personas que han vivido la experiencia manifiestan que una dieta vegetariana reduce el mal olor del sudor.
  • Beber té negro, pues contiene taninos (compuestos astringentes) que ayudan a mantener la piel seca.

Fresco al ‘natural’

Los remedios naturales que funcionan como astringentes suelen dar muy buenos resultados. De hecho, muchas personas recurren de manera natural al:

Zumo de limón: frotar el líquido en la axila, además de dejar la zona con un peculiar agradable aroma cítrico, funciona como desodorante natural.

Bicarbonato de sodio: se coloca en el área de las axilas o los pies como si fuera un talco. Este método natural asegura excelentes resultados para frenar el sudor.

Extracto de salvia: tomar varios vasos al día de una infusión preparada con un vaso de agua y una cucharadita de extracto de salvia ayuda a regular el proceso de deshidratación del organismo. Esta planta tiene propiedades efectivas contra la hiperhidrosis.

Tomate y hojas frescas de salvia: aplicar sobre las axilas una mezcla de esta preparación.

Consultar a su médico biológico

Cualquier remedio natural puede funcionar bien. Sin embargo, lo más recomendable para una persona que sufre hiperhidrosis es consultar con un doctor para tratar su caso personal.

Más información
www.colsanitas.comwww.innatia.comwww.henkel.com.co

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *