Logo Equilibrium Medicina Natural y Biológica

En Tratamiento

Mujeres ‘íntimamente’ saludables

Limpieza
¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Todas las mujeres, por lo menos una vez a lo largo de su vida, han padecido una infección vaginal. Una dolencia cuya aparición depende en gran medida de cómo ellas se practiquen su higiene íntima diaria. Ser mujer implica verse y sentirse bien, pero también sentirse cómoda con su cuerpo y su feminidad, por eso la atención a su zona íntima constituye un espacio fundamental del autocuidado.

Las características de las infecciones

Las infecciones que se presentan en los genitales externos, bien sea en la vagina o en la vulva, suelen manifestarse a través de flujos (leucorrea) acompañados de rasquiña o de mal olor. También puede desarrollarse con una inflamación o como verrugas y úlceras en los genitales.

Según Juan Carlos Vargas, ginecólogo y director científico de Profamilia, se recomienda un cuidado muy especial de los órganos genitales femeninos, debido a la sensibilidad de la vagina, resaltando la necesidad de mantener una limpieza íntima adecuada diariamente para prevenir todo tipo de infecciones.

“Una limpieza con agua y gel podría resultar suficiente; sin embargo, algunos geles pueden resultar irritantes. Se deben utilizar productos que nivelen el pH de esta zona y no alteren las mucosas vaginales. Luego del lavado se debe secar muy bien el área, ya que las bacterias y gérmenes se desarrollan mejor en condiciones de humedad y calor”, advierte el especialista.

Entre las infecciones vaginales más frecuentes se encuentran:

Vaginosis bacteriana: producida por un desequilibrio de la flora vaginal normal y el crecimiento de la bacteria Gardnerella vaginalis.

Candidiasis: producida por el hongo Candida albicans.

Tricomoniasis: producida por la bacteria Trichomona vaginalis. Es una infección de transmisión sexual (ITS).

Recomendaciones muy femeninas

Los siguientes consejos indican cómo lograr esa salud íntima:

  1. Evitar el uso de desodorantes en spray. Estos pueden ser irritantes, alérgicos y causar mal olor.
  2. Prescindir del uso de prendas íntimas y pantalones muy ajustados. Pueden generar fricciones que lesionan la delicada piel de la zona, y humedad.
  3. Evitar el uso de duchas vaginales. No son recomendables, salvo prescripción médica, ya que podrían eliminar microorganismos necesarios para proteger la vagina y provocar resequedad.
  4. Utilizar productos que contengan agentes limpiadores neutros que no alteren el pH de la mucosa genital. En este caso los jabones íntimos ayudan a calmar posibles irritaciones producidas por el contacto local; estos pueden contener manzanilla, avena y otros productos naturales.
  5. Lavar adecuadamente la ropa íntima. El aseo de los pantys es clave para su salud. Utilice jabones suaves y verifique su buen lavado con abundante agua.
  6. Asearse antes y después de la actividad sexual. Es importante lavar el área genital antes y después de mantener relaciones sexuales, más aún si han utilizado lubricantes u otro tipo de productos para la ayuda del acto.
  7. Cambiar con frecuencia los tampones y toallas higiénicas durante la menstruación. Estos elementos deben remplazarse cada 4 horas, en promedio, para evitar infecciones.
  8. Limpiar bien la zona genital femenina cuando realice sus necesidades fisiológicas. Hágalo siempre de adelante hacia atrás.
  9. Prevenir. Es la mejor medida y aliada de la limpieza íntima femenina.

La medicina natural al rescate

La naturaleza ofrece diversas alternativas que solucionar este tipo de afecciones. Los siguientes son algunos remedios:

Lubricantes a base de agua: funcionan muy bien para proteger el revestimiento vaginal por algunas horas. Los lubricantes de base acuosa se encuentran en cremas, gel, líquidos y supositorios. Su aplicación se realiza directamente en la vulva, el clítoris y dentro de la vagina, eso sí, previo lavado profundo de las manos.

Isoflavonas y dieta a base de soya: contienen sustancias vegetales que imitan ligeramente la acción de los estrógenos. Por lo tanto, una dieta con alto contenido de soya ayuda a reducir los síntomas de la resequedad vaginal. Los alimentos con isoflavonas de soya comprenden el tofu, la leche de soya y las semillas enteras de esta leguminosa.

Camote (de la familia del ñame y las batatas): existen cremas a base de extracto de camote que evitan la resequedad vaginal. Las investigaciones estudian la hipótesis de que el extracto de camote contenga propiedades similares a los estrógenos o la progesterona.

Cimicifuga racemosa: esta hierba que se consume como suplemento dietario sirve para el alivio de síntomas menopáusicos relacionados con la resequedad y las infecciones vaginales.

Más información
www.profamilia.org.co

 

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *