Los retos de la medicina ambiental

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Los retos de la medicina ambiental

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud ambiental es una disciplina que comprende aquellos aspectos de la salud humana, incluidos la calidad de vida y el bienestar social, determinados por factores ambientales físicos, químicos, biológicos, sociales y psico-sociales.

A través de la carta de Ottawa y de la Convención de Yakarta, la OMS ha puesto de manifiesto que para alcanzar cuotas adecuadas de salud hay que poner énfasis en el control medioambiental.

No cabe duda que un medioambiente sano es la mejor garantía para una sociedad sana; sin embargo existen nuevos riesgos que propician nuevas patologías.

Recientes estudios relacionan agentes como la contaminación, la nanotecnología o los transgénicos con un amplio abanico de enfermedades como sensibilidad química múltiple, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, Alzheimer, Parkinson, diabetes, afecciones coronarias o cáncer.

Estas enfermedades podrían estar afectando, en diversos grados, a un 15% o 20% de la población en los países desarrollados. El número creciente de enfermos por causas ambientales es una sobrecarga para las familias y para los médicos que, en la mayoría de los casos, no saben cómo actuar para ayudarles.

Patologías con etiología ambiental

– Cáncer
– Enfermedades neurodegenerativas
– Trastornos del comportamiento
– Infertilidad
– Enfermedades emergentes (fibromialgia, fatiga crónica)

Reducir la contaminación

Estas enfermedades emergentes develan los límites legales de emisión de contaminantes desde el momento en que dosis muy bajas de un pesticida o de radiaciones electromagnéticas están enfermando a un gran número de personas.

La medicina ambiental y la medicina integrativa ofrecen un nuevo campo para el éxito en el tratamiento de un gran número de patologías. Una gran ayuda para cualquier problema de salud y un conocimiento imprescindible cuando nos encontramos con las llamadas enfermedades emergentes, multisistémicas o ambientales que, sin embargo, mejoran enormemente cuando se ayuda al organismo con nutrientes adecuados y sanos para eliminar la toxicidad proveniente del entorno.

El mejor tratamiento, sin embargo, es la prevención de la exposición a tóxicos y radiaciones; en muchos casos, si es necesario, con medidas extremas como cambiar de residencia o lugar de trabajo.

Pero sigue pendiente la formación en Medicina Ambiental para que los médicos sepan diagnosticar y tratar a los pacientes, sobre todo cuando no se trata de intoxicaciones agudas sino de crónicas exposiciones que van minando la salud.

En este sentido países como Colombia han dado un importante paso acogiendo la estrategia de la OMS para fortalecer la atención primaria en salud:

Experiencias como la de Barranquilla y Bogotá de visitar con médicos los hogares nos acercan cada día más a una forma de atender y resolver las necesidades de salud en el marco de un enfoque preventivo de las enfermedades, asegura Roberto Baquero medico colombiano experto en salud pública y atención primaria.

Hacia dónde va la medicina ambiental

Distintos organismos de salud pública en el mundo, elaboran estudios que ponen de manifiesto la exposición de la población en general a sustancias tóxicas constantemente y han dado pie para elaborar recomendaciones que buscan prevenir y describir los retos de esta especialidad:

1. Reconocer este tipo de medicina como una nueva disciplina transversal y desarrollar programas de formación para estudiantes y médicos en camino de especialización.

2. Reforzar y asegurar la implementación de estrategias como las ambulancias verdes con personal adecuado para intervenir casas o edificios, a petición de los individuos preocupados por el ambientalismo.

3. Mejorar la provisión de salud para las personas que sufren enfermedades relacionadas con el ambiente, quienes afrontan mayor sufrimiento teniendo que soportar grandes costos individuales y familiares.

4. Apoyar activamente, en forma de subsidio, contratos y acuerdos de colaboración y asociaciones que trabajen en el campo de la salud ambiental.

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *