Logo Equilibrium Medicina Natural y Biológica

En Armonía

Los 4 pasos para recuperar la salud gastrointestinal

Bacterias que ayudan al organismo
¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Cuando todo está funcionando de maravilla en su tubo digestivo seguramente usted cuenta con una buena salivación (sinónimo de una adecuada hidratación); abundante producción de jugos gástricos ácidos que facilitan la digestión y destruyen los microbios ingeridos; adecuados movimientos de los músculos digestivos para procesar el alimento, y proporcionada secreción de bilis para neutralizar los jugos gástricos, digerir sustancias aceitosas y eliminar el exceso de colesterol y las toxinas recogidas por el hígado.

Un tubo digestivo sano se caracteriza también por:

  • Un adecuado proceso para extraer de los alimentos los nutrientes y preparar el organismo para que estos puedan ser absorbidos por la circulación sanguínea.
  • Una pared intestinal intacta y selectiva que impide el paso de partículas grandes, infecciosas o tóxicas a la circulación sanguínea. “Cuando la pared intestinal no funciona adecuadamente conduce a reacciones inmunes e inflamación”, describe la médica biológica Gilma Garrido.
  • Una flora intestinal inundada de bacterias benéficas (probióticos). Estas logran terminar el proceso de digestión exitosamente; ayudan a procesar y eliminar toxinas; apoyan el sistema de defensa destruyendo las bacterias malas (hongos y parásitos que llegan al intestino); transforman una gran cantidad de sustancias; ayudan a regular el proceso inflamatorio y protegen la pared intestinal.

​4 erres para rehabilitar el tubo digestivo

​​Según la estrategia de las 4 erres, las siguientes recomendaciones se deben incluir en un programa de rehabilitación gastrointestinal para que sea completo y eficaz.

1. Remover el estreñimiento, los microbios y los alimentos que no tolera o que le producen alergia. Los especialistas aseguran que, por lo menos, usted debe realizar una defecación abundante diaria para frenar el estreñimiento, mantener su organismo en buenas condiciones y quitarse de encima esa sensación de malestar digestivo permanente.

Esto lo puede lograr con el uso de un laxante fitoterapéutico (planta o a un conjunto de plantas medicinales) que contenga extractos secos de:

  • Cáscara sagrada
  • Ispágula
  • Raíz de ruibarbo
  • Hoja de sen

Otros consejos:

  • Consumir frutas y vegetales frescos (fuentes de fibra).
  • Tomar agua (2 o 3 litros diarios ingeridos a sorbos).
  • Hidratar el organismo para mantener los niveles adecuados de potasio y magnesio, los cuales permiten los movimientos de los músculos del tubo digestivo para mezclar y mover su contenido.
  • Complementar su nutrición con suplementos dietarios que contengan citrato de magnesio, óxido de magnesio y citrato de potasio.
  • Remover los microbios (bacterias, hongos y parásitos) presentes en su sistema digestivo; para eso se recomienda tomar en ayunas un pequeño vaso de jugo de fruta, consumir semillas de papaya machacadas, clavo en polvo, ajo, jengibre y tomillo.
  • Recurrir a un médico integrativo para adoptar un tratamiento que elimine la inflamación del tubo digestivo.

2. Reemplazar el ácido clorhidrico con el uso de Clorhidrato de Betaína. De esta manera se optimiza la producción de jugos gástricos, se mejora la secreción de bilis y enzimas pancreáticas y se erradican síntomas de reflujo, gastritis y llenura. La medicina natural recomienda para estimular la secreción biliar, el consumo de:

  • Hoja de boldo
  • Remolacha
  • Alcachofa

3. Reparar la pared intestinal. A esto lo denominan los especialistas “recuperar la selectividad de la pared intestinal”, lo que facilita volver a controlar las sustancias que van la circulación sanguínea. Esto es muy importante porque el paso de partículas indeseadas a la sangre causa desórdenes del sistema de defensa y esto deriva en infecciones, alergias, enfermedades inflamatorias como dermatitis y artritis, enfermedades autoinmunes y cáncer.

La regeneración de la pared intestinal se logra consumiendo una alimentación suplementada que contenga:

  • Calostro
  • Bazo bovino liofilizado
  • Arabinogaláctano
  • Betaglucano
  • Lactoferrina
  • Vitamina D3
  • Zinc
  • L-glutamina
  • Gel de sábila fresca.

4. Repoblar la flora intestinal con bacterias buenas vivas. Consuma frutas y vegetales frescos y suplementos con estos microorganismos. Escoja probióticos que contengan vitamina C y selenio para apoyar en la rehabilitación del sistema de defensa.

El estómago actúa para destruir los microorganismos potencialmente patógenos, pero es fundamental que las bacterias buenas sobreviven a la acidez estomacal y de esta manera llegar al intestino. Para favorecer la supervivencia recomendamos:

  1. Tomar medio litro de agua (lejos de las comidas) para diluir momentáneamente el ácido estomacal, luego tome el probiótico.
  2. Comer como mínimo después de una hora de haber tomado el agua.
  3. Usar un probiótico en sobre (no en cápsulas) que contenga más de un billón (>109) de bacterias vivas de las siguientes cepas:
  • Lactobacillus helveticus Lafti®
  • Lactobacillus rhamnosus
  • Lactobacillus casei
  • Bifidobacterium animalis lactis Lafti®

Es preferible que el probiótico contenga Vitamina C y Selenio para soportar la rehabilitación paralela del sistema de defensa. Si estás en clima cálido guarda tu probiótico en la nevera. Toma tu probiótico dos veces al día durante dos semanas, luego páralo durante una semana y vuelve a tomarlo durante otras dos semanas para terminar el tratamiento. Vas a necesitar unos 60 sobres para completar el programa.

Si fallas en mantener una alimentación baja en azúcar y alta en frutas y vegetales frescos, repite este paso cada 6 meses.

​Recomendaciones saludables para su estómago

  1. ​Haga actividad física: una sesión diaria de ejercicio le ayuda al equilibrio emocional, endocrino, neurológico, vascular e inmune, lo que favorece y regula los patrones que facilitan las buenas funciones digestivas y la moderación de la flora bacteriana.
  2. Evite el estrés: la mayoría de situaciones estresantes se somatizan en el estómago. Relájese y tome las cosas con calma.
  3. Practíquese los análisis de laboratorio ordenados por el especialista: para identificar los alimentos contra los cuales reacciona su sistema de defensa y que debe sacar de tu dieta.
  4. Evite tomar líquidos con las comidas: es preferible dejar de tomar líquidos 30 minutos antes de comer y esperar hasta 1 hora después de haber comido para tomarlos de nuevo, así no diluye sus jugos gástricos. Esto facilita mucho la digestión.
  5. Haga una dieta de eliminación: esta dieta permite identificar y sacar de su alimentación los alimentos que le caen mal. Especial atención a:
    • Cereales con gluten: trigo, avena, centeno, cebada, triticale, espalta y kamut. Los cereales sin gluten son alforfón, quinua, mijo, arroz y amaranto.
    • Huevos, lácteos, granos, naranja, tomate, mariscos, productos de soya, maní, papa, maíz, licores, café y azúcar refinado.
    • Alimentos procesados.

Más información
www.fundanatura.com
Pan sin gluten

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather
  • Amanda Cortés

    16-Julio-2015

    muy buen artículo. Me sirvió mucho

    Responder
  • Amanda Cortés

    16-Julio-2015

    Muy bueno el artículo. Me sirvió mucho

    Responder
  • pilar

    07-Septiembre-2015

    Donde puedo encontrar todo lo que Vds. Indican?

    Responder
    • magda patricia romero rimoldi

      08-Noviembre-2015

      que yo sepa la avena no contiene gluten.el gluten lo contienen sólo el trigo la cebada, y el centeno.

      Responder
  • magda patricia romero rimoldi

    08-Noviembre-2015

    Que yo sepa sólo el trigo,la cebada y el centeno contienen gluten. NO CONFUNDA A SU PÚBLICO LÉCTOR.

    Responder
  • Thelma mendoza

    29-Marzo-2016

    Necesito saber porque me siento Decaida malestar estomacal solo como lo que me apetita siento he’d or por Los detergentes perfumes etc

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *