Las uñas hablan de su salud

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Mantener las uñas arregladas suele ser una costumbre ante todo estética. Sus condiciones impresionan, para bien o para mal, a quienes las observan. Pero ellas también pueden dar señales a un médico sobre el estado de salud de nuestro cuerpo.

El estado de las uñas permite sospechar la presencia de enfermedades importantes, como diabetes, hipertiroidismo, afecciones dermatológicas o cardiopatías; por eso los expertos recomiendan consultar ante cambios en el color o la forma. Cuando las uñas sufren alguna alteración no significa necesariamente la presencia de una infección producida por hongos (onicomicosis), sino que puede ser una señal de alerta sobre algo más grave.

Señales de alarma

Si una persona tiene algún problema interno de salud, mirarle las uñas puede ayudar a precisar el diagnóstico. Por lo general, los especialistas las examinan porque orientan con certeza sobre la zona del organismo que está siendo afectada por una enfermedad.

 Estas señales pueden darse en una o más uñas, junto con la aparición de la enfermedad o como signo inicial de ella. Es importante consultar al dermatólogo cuando hay:

  • Puntos oscuros
  • Manchas
  • Delgadas líneas blancas
  • Color amarillento
  • Separación de la piel
  • Descamación
  • Falta de crecimiento
  • Curvatura excesiva
  • Reducción del espesor hasta casi alcanzar transparencia
  • Levantamiento de los extremos
  • Sangrado
  • Inflamación o bandas rosadas en los bordes

¡Nueve advertencias!

Muchas personas aparentemente sanas con uñas anormales pueden estar enfermas. Por eso detecte a tiempo anormalidades y prevenga.

  1.  Forma cóncava: cuando adoptan esta forma con levantamiento en los extremos, puede indicar falta de hierro en el organismo o anemia, enfermedad coronaria, hipotiroidismo o desnutrición. Si se presenta sangrado debajo de la uña, es posible un trauma o una causa interna.
  2. Curvatura y crecimiento excesivo del tejido: una exagerada curvatura y un crecimiento excesivo del tejido conectivo e hinchazón de todo el dedo, se relaciona con enfermedades sistémicas como deficiencias pulmonar, cardíaca, hepática, gastrointestinal y renal.
  3. Líneas blancas: pueden indicar reacción adversa a algún fármaco, desórdenes metabólicos, tumores, enfermedades infecciosas (tuberculosis o malaria) y problemas renales y cardiovasculares. Una banda rosa en el extremo es señal de cirrosis o insuficiencia cardíaca congestiva, mientras que cuando las uñas se vuelven de color amarillo, delgadas y con poco crecimiento (síndrome de uñas amarillentas) no se descarta asma, tuberculosis o bronquitis crónica.
  4. Melanoma maligno de la uña: aparece con un punto negro en la corteza que suele asociarse con un hematoma producto de un golpe.
  5. Uñas descoloridas: si la uña presenta un color opaco o con rayas de otros colores, puede tener un grave problema de salud. Una uña sana debe ser de color rosa con un toque de color blanco (lunas) cerca de la base.
  6. Uñas con colores: las uñas verdes son un signo de infección bacteriana; las rayas rojas en la base de la uña son aviso de una infección de las válvulas del corazón; uñas azuladas indican niveles bajos de oxígeno en la sangre; uñas romas significan una deficiencia de vitamina; uñas blancas pueden indicar enfermedades del hígado, como hepatitis; rayas oscuras en la parte superior se asocian con el envejecimiento y la insuficiencia cardíaca congestiva.
  7. Uñas secas y quebradizas: revise los niveles hormonales antes de aplicar una loción o aceite para cutículas por causa de la debilidad de sus uñas. Las enfermedades de la glándula tiroides se reflejan en uñas quebradizas y resecas.
  8. Desprendimiento parcial y en los bordes de la uña (onicólisis): puede anunciar hipotiroidismo o hipertiroidismo, mieloma, anemia, cáncer de pulmón o diabetes.
  9. Caída de una uña (onicomadesis): ayuda a identificar enfermedades febriles, diabetes mal controlada, estrés excesivo, neumonía, psoriasis o reacciones adversas a medicamentos.

Recomendaciones para el cuidado de las uñas

Algunos medidas sencillas de higiene y cuidado ayudan a mantener la salud de las uñas y conservarlas bonitas, sanas, fuertes y largas.

  • Use calzado cómodo.
  • Córtelas de forma recta o cuadrada, que sobresalgan un milímetro del borde del pie.
  • Usar el instrumental adecuado para realizar el manicure y el pedicure; prefiera su propio equipo o exija instrumental esterilizado.
  • Evite comérselas y quitarse los cueritos con la boca, la saliva hace que las uñas y la cutícula se debiliten.
  • Evite cortar las cutículas.
  • Utilice quita-esmalte libre de acetona.
  • Use esmalte endurecedor preferiblemente de medina natural.
  • Evite pintarlas todas las semanas; dese mínimo una semana de descanso al mes, sin las uñas pintadas.
  • Utilice limas de cartón, las metálicas descaman las uñas.
  • Use guantes para no maltratarlas, principalmente cuando realice los oficios caseros, como lavar platos y ropa o limpiar el polvo.
  • Mantenga la cutícula humectada aplicando, en forma de masaje, cremas naturales.
  • Use aceite de limón como astringente y aceite de almendra como lubricante y humectante en cada uña, esto facilita que se fortalezcan y crezcan.

 Más información
www.pedimedialcenter.com

 

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *