Logo Equilibrium Medicina Natural y Biológica

En Consulta

Infertilidad masculina Opción biológica para mejores resultados

19
¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Por: David Francisco Giraldo Cardona, MD*

Factores como el sedentarismo, el consumo de licor, cigarrillos y otras sustancias psicoactivas, la mala alimentación, el estrés y las radiaciones desencadenan la esterilidad en los hombres.

Según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM, por su sigla en inglés), 4 de cada 10 hombres están padeciendo algún nivel de infertilidad, mientras que el 39% de los tratamientos para el manejo de ésta está dirigido a la movilidad y cantidad de los espermatozoides. Si extrapolamos tales cifras a Colombia, resultarían muy elevadas si se tiene en cuenta que solo hasta ahora la fertilidad masculina es vista como un problema real que aqueja nuestra población.

En los años 2009 y 2010, los centros de fertilidad de Colombia efectuaron tratamientos en los cuales el diagnóstico principal involucraba el factor masculino como causa de la infertilidad en una forma creciente y cercana al 35% de los casos.

La falta de cantidad de espermatozoides suficientes (oligoespermia), la ausencia de movilidad de estos (astenozoospermia) y la gran cantidad de espermas anormales (teratozoospermia) son los indicadores que se involucran en el diagnóstico del factor masculino, el cual debe ser visto no solo desde la función testicular, sino de una forma integral.

La realización de un simple espermograma (examen que se practica para hacer el conteo de espermatozoides y analizar la calidad del esperma) con cinco días de abstinencia sexual y una adecuada historia clínica, en búsqueda de los factores tóxicos que el paciente pudiera tener, nos daría la posibilidad, mediante la medicina biológica o biorreguladora, de indicar el tratamiento integral que tanto necesitamos hoy en día.

Mucho consumo de tóxicos

En la actualidad, el problema de la infertilidad masculina se puede explicar con un factor preponderante: la falta de cuidado de la salud en general. Nuestros jóvenes están empezando a consumir sustancias psicoactivas, alcohol, cigarrillo y alucinógenos desde muy temprana edad, y eso afecta directamente el desarrollo normal de su eje hormonal y de su formación testicular.

¿Cuál es la relación directa entre el consumo de dichas sustancias psicoactivas y la infertilidad? La agresión al cuerpo con sustancias tales como la nicotina o el alcohol, afecta el proceso de desarrollo y maduración de los espermatozoides. Por lo tanto, cuando los hombres desean formar una familia y tener sus hijos, pasados los 25 ó 30 años de edad, sus células reproductivas presentan malformación, mala movilidad y disminución en la capacidad de fecundar los óvulos.

Análisis integral

Con un resultado de espermograma patológico en el hombre, es imperativo llevar a cabo exámenes hormonales para verificar su estado tiroideo y, sobre todo, analizar la producción de testosterona (hormonas que produce el testículo, necesarias para la generación y maduración de espermatozoides).

Así mismo, deben practicarse pruebas de FSH y LH (hormona folículo-estimulante y luteinizante, esenciales para la generación de testosterona), con el fin de detectar una posible falla del eje hormonal y descartar una posible andropausia (etapa en la cual el hombre deja de generar hormonas y se acelera el envejecimiento), la cual es más común de lo que pensamos.

Preparación y tratamiento exitosos

En el concepto de medicina biológica o biorreguladora, y desde la mirada integral del paciente masculino, incidir en los factores tóxicos que pueden desencadenar la infertilidad es predominante. Factores como el sedentarismo, la alimentación, la radiación, el estrés y el consumo de licor, cigarrillo, sustancias psicoactivas y otras drogas, son hábitos que se pueden modificar o eliminar, dando como resultado una mejoría considerable de la condición del paciente.

El manejo del sobrepeso es muy importante en el hombre infértil; la acumulación grasa puede, de por sí, impactar negativamente el nivel de testosterona debido a que logra aumentar los reservorios de esta hormona y disminuir la producción de esperma en los testículos. Por lo tanto, bajar de peso permite una regulación adecuada de estas funciones y, por ende, el mejoramiento tanto en la cantidad como en la calidad de los espermatozoides.

En segunda instancia, se practica la detoxificación con el objetivo de preparar al paciente de forma ideal para la fase terapéutica, pues logra un alto impacto en la reactivación celular que se requiere para el manejo de esta patología.

Teniendo en cuenta que los ciclos de formación espermatoidea son de tres meses, la preparación del paciente (cambio de hábitos y detoxificación), para recibir el tratamiento se hace con anticipación, de manera que se pueda luego iniciar la fase terapéutica, enfatizada en la revitalización celular, la regulación hormonal y la activación testicular.

Este proceso se practica durante 10 semanas con medicamentos biológicos altamente efectivos, y que abren la posibilidad de un manejo prometedor e integral de la “subfertilidad” que estos hombres padecen.

Los cambios demostrados en los conteos de cantidad y movilidad de los espermatozoides, mediante el espermograma, son dramáticos, creando así la posibilidad de aumentar significativamente las tasas de embarazo. Esta terapéutica, que se combina con los tratamientos de reproducción asistida, permite un manejo exitoso y muy beneficioso para los pacientes.

Más información

Centro de Medicina Biológica y Estética Gilma E. Garrido
Dirección: Calle 121 No. 7A–07
Teléfonos: 629 0391 / 213 3724
Celulares: 315 – 346 2316 / 318 – 330 9083
Correo electrónico: gilmaegarrido@yahoo.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather