Logo Equilibrium Medicina Natural y Biológica

Nutrición al Día

Fructuosa: veneno contra el buen peso y la salud

fructosa
¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Huir de las grasas; creer que lo “natural, bajo en grasa u orgánico” significa sano; someterse a ‘dietas milagro’, creer que la obesidad se soluciona con ejercicio; querer adelgazar sin cambiar de hábitos alimentarios, son varios de los errores que se cometen cuando se trata de bajar de peso y mantener la salud. 

“Ninguno de esos productos y actividades parece funcionar. La obesidad es motivo de grandes mitos creados a partir de ideas ‘aparentemente lógicas’, las cuales hoy en día, gracias a una abundante y seria investigación científica, sabemos que son erróneas”, asegura Alberto Vela Huerta, ingeniero bioquímico.

El especialista asegura que es un mito relacionas las grasas con la obesidad al creer que estas tienen más calorías; la verdad es que tras la digestión, solo una parte de los nutrientes obtenidos, con sus correspondientes calorías, es absorbida; por lo tanto, no todas las calorías generan energía ni se acumulan como grasa.

La caloría que sí es dañina

La obesidad proviene del exceso en el consumo de calorías de carbohidratos, principalmente los más simples. Los carbohidratos de mayor poder para generar obesidad es la fructosa que se encuentra en las frutas, el azúcar de mesa y el jarabe de maíz de alta concentración.

“Estos tres dulces tan poderosos son excesivos en nuestros alimentos, en especial en los industrializados; entre ellos, la fructosa es el carbohidrato con mayor poder para inducir obesidad”, asegura el ingeniero.

Qué es la fructuosa

Es una ‘toxina’ que procesa el hígado en pequeñas cantidades (alrededor de 18 gramos al día). Este órgano transforma la fructosa y la convierte en:

  • Ácido úrico
  • Glucosa
  • Triglicéridos
  • Colesterol de baja densidad

El resultado en términos de salud puede ser:

  • Hipertensión
  • Daño renal
  • Diabetes
  • Dislipidemia (grasas que no están en la proporción saludable).
  • Obesidad
  • Daño en órganos internos por acumulación de grasa alrededor de ellos.
  • Resistencia a la insulina –que provoca esfuerzo excesivo del páncreas-.
  • Aceleración del envejecimiento por reacción química entre azúcares y proteínas, conocida como glicación.
  • Inflamación
  • Oxidación
  • Falta de energía y de vitalidad
  • Cáncer

“La cantidad de fructosa a la que estamos expuestos por nuestra alimentación puede llegar a ser, en promedio, cerca de 10 veces lo que el hígado puede procesar. Ese exceso es suficiente para generar obesidad, enfermedades crónico-degenerativas y acortar drásticamente la esperanza de vida”, concluye el especialista.

Fuera de la dieta por su ‘dulzura’

La recomendación de los médicos es eliminar de la alimentación el exceso en azúcar de mesa, jarabe de maíz de alta fructosa y la fructosa como tal.

¡Pero un momento: ¿Qué sucede entonces con el alto consumo de frutas que nos recomiendan todos los protocolos de nutrición para mantener la buena salud y el peso recomendado?!

El problema con la fructuosa, incluso la que contienen las frutas, es que recarga el hígado. Cuando los niveles de glucógeno en este órgano están completos durante el día, el exceso de fructosa se transforma en grasa. Como el hígado no puede almacenar esa nueva grasa, esta se transporta a otras partes del organismo donde se acumula.

Lo más aconsejable es escoger frutas con poca fructosa y comerlas particularmente al despertarse, cuando los niveles de glucógeno están bajos, para ayudarle al hígado a almacenar la fructosa antes de que se convierta en grasa corporal, aunque si se consume en la noche no hay  riesgos considerables de daño; solo, procure no hacerlo en los minutos próximos a la hora de dormir. 

Entre las frutas con más fructosa están:

  • Manzanas
  • Banano
  • Uvas
  • Cerezas
  • Mango
  • Melón
  • Naranja
  • Pera
  • Piña
  • Sandía

Entre las frutas con menos fructosa se encuentran:

  • Damasco
  • Aguacate
  • Mora
  • Breva
  • Papaya
  • Melocotón
  • Ciruela
  • Frambuesa
  • Fresa

La ingesta de frutas debe ser algo rutinario dentro de la dieta de cualquier persona; además de ser una buena fuente de vitaminas, minerales y antioxidantes, también poseen poca grasa, son de fácil digestión y proporcionan una sensación de saciedad. Lo ideal es consumir 3 a 5 porciones diarias.

Es importante revisar la lista de ingredientes de lo que consume y abandonar el consumo de dulces, ya que tienen propiedades adictivas comparables con las de la cocaína.

Más información
1. Sugar: the bitter truth – UCTV – University of California Television – Dr. Robert Lustig… www.uctv.tv/shows/Sugar-The-Bitter-Truth-16717
2. Is sugar toxic? 60 Minutes on CBS News: Is sugar toxic? – Dr. Sanjay Gupta reports…
www.cbsnews.com/video/watch/?id=7403942n

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *