Logo Equilibrium Medicina Natural y Biológica

En Invitado

Fórmula Sonrisa: quien regala sonrisas, regala estrellas

96
¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Quien regala sonrisas, regala estrellas

“Nunca supe bien cuándo fue que empezó todo, sólo sé que un día de 2005 quise que se acabara. Llevaba más de un año andando con la pandilla más peligrosa del barrio.

Los habían echado del colegio, maltrataban a los niños más chiquitos para que les consiguieran cosas, para todo utilizaban los golpes y la grosería, usaban drogas porque con eso no tenían que pensar en la vida que tenían, la misma vida que ellos habían conseguido; robaban para tener plata para la rumba y el trago, porque aunque no eran mayores de edad siempre tenían alcohol en sus venas. Yo era uno de ellos”.

Así empieza una de las tantas historias de cientos de niños que hoy hacen parte del programa: Educación + Deporte = La mejor Fórmula y que hoy cuentan con un mejor estilo de vida alejados de los malos hábitos y el ocio.

Fórmula Sonrisa fue instituida por el piloto Juan Pablo Montoya y su esposa Connie Freydell hace seis años en Cartagena, donde impulsan a los niños a tener cambios significativos a través del deporte.

Por medio de un programa que integra la salud, el juego, la educación y la recreación, con el fin de que los pequeños, además de utilizar en forma sana su tiempo libre, mejoren sus oportunidades de vida, atraídos por la actividad física.

“Jamás abandoné el fútbol, ni siquiera en los peores días. Menos mal, porque eso fue lo que me trajo de vuelta. Eso sí, siempre peleaba en los partidos, no importaba que hubiera metido cinco goles o que hubiéramos ganando, tenía que pelear con mi equipo. Después de eso, nunca llegaba a la casa”.

Los testimonios de una criatura como ésta, es uno de los hechos que incentivan el crecimiento de esta fundación. Gracias a ello, tiene presencia en cinco ciudades del país:

Villavicencio, Cartagena, Riohacha, San Andrés e Ibagué; y participación de alrededor de 4300 niños que no están vinculados a horas escolares.

La Fundación ha llevado la cultura del deporte a más niños en situaciones vulnerables de Colombia.

Donaciones e inversiones han dado paso a la construcción de polideportivos y compra de implementos necesarios para que los profesores de educación física de los corregimientos y barrios de esas ciudades tengan la capacidad de entrenar a los pequeños, inculcándoles siempre la formación de valores y la destreza en sus habilidades.

“Apenas alcanzaba los 13 años y ya le había sacado muchas lágrimas a mi papá, pero él no perdía la esperanza. Un día llegó a la casa, estaba muy emocionado, me pidió que fuéramos a caminar y yo acepté sin muchas ganas. Me dijo que tenía la fórmula para que yo volviera a ser el mismo Javier de antes, el que corría feliz a abrazarlo cuando él llegaba de trabajar…el Javier de verdad”.

El apoyo de padres y docentes es fundamental para vincular a los niños a estos programas. La gran felicidad viene cuando se hace el lanzamiento de cada cancha en las ciudades.

La figura del timón, Juan Pablo Montoya, siempre hace la apertura de estos centros deportivos y, para los pequeños, él es su ídolo, su modelo a seguir. Por ello, emocionados, acuden y se unen a esta gran fórmula: sonreírle al futuro, a la vida.

“Cuando mi papá me contó acerca de esta Fundación, yo, normalmente, me hubiera puesto a pelear con él, pero por alguna extraña razón me quedé oyéndolo. Se nos hizo de noche mientras hablábamos.

El cielo estaba oscuro, pero yo la tenía claro, no me iba a dejar golear por la vida, porque me había convencido de que quería que me siguieran llamando con el nombre de un gran goleador, un hombre de fútbol, respetuoso con su familia y la gente, con amor por el juego limpio, disciplinado y solidario. Quería que cada vez que yo hiciera una gambeta o anotara un gol, todos me llamaran ¡Javier!”

Como esta historia, Fórmula Sonrisa quiere que culminen muchas más, con miras a vidas proyectadas y arriesgadas a ganarle el juego a la vida, a iluminar rostros.

Por ello, Connie Freydell siempre dice, “trabajamos por verlos correr, hacerlos más saludables, más humanos, para hacerlos sonreír”, para regalar estrellas. Esa es su misión.

Más información

Centro de Medicina Biológica y Estética Gilma E. Garrido
Dirección: Calle 121 No. 7A–07
Teléfonos: 629 0391 / 213 3724
Celulares: 315 – 346 2316 / 318 – 330 9083
Correo electrónico: gilmaegarrido@yahoo.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *