El éxito de la terapia transdérmica

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

La medicina biológica la utiliza hace algún tiempo para garantizar la efectividad de los fármacos de origen natural que usa para el tratamiento de varias enfermedades.

Los sistemas terapéuticas transdérmicos se fundamentan en la absorción de medicamentos a través de la piel como una manera de implementar nuevas tecnologías para la administración de fármacos. Consiste en tratar las zonas afectadas con microinyecciones de medicamentos de medicina convencional, homeopática, vitaminas, minerales o aminoácidos.

“Es un procedimiento simple y muy seguro al utilizar productos fiables y a las dosis adecuadas en forma de micropápulas que no originan efectos secundarios indeseables, yatrogenia, fenómenos alérgicos o de intolerancias”, asegura el médico homeópata José Juan Escobar.

Estos tratamientos pueden aplicarse en el antebrazo, en las zonas abdominal y lumbar, pero no en axilas ni en la zona inguinal, porque son áreas muy permeables y pueden generarse efectos adversos o tóxicos por la alta presencia de folículos pilosos.

Investigaciones con calidad de vida

Un grupo de investigadores liderados por el doctor Escobar, estudian sistemas de liberación transdérmica, con el uso de alternativas mínimamente invasivas y confortables para los pacientes como:

Iontoforesis: introducir iones de sustancias activas a través de la piel, mediante la aplicación de corriente continua de baja intensidad a los tejidos.

Microagujas: agujas de diminuto grosor con las cuales se potencia la acción de fármacos. Ex un tratamiento ligeramente o no invasivo. Con ellas se realizan microperforaciones en la capa superficial para que se torne más permeable a los principios activos de los medicamentos

Ultrasonido: onda acústica o sonora cuya frecuencia está por encima del espectro auditivo del oído humano. La máquina de ultrasonido crea imágenes que permiten examinar varios órganos en el cuerpo. Esta máquina envía ondas sonoras de alta frecuencia que hacen eco en las estructuras corporales y un computador recibe dichas ondas reflejadas y las utiliza para crear una imagen.

“Propiamente lo que hago es utilizar métodos físicos de penetración para favorecer el paso de fármacos a través de la piel mediante la aplicación de parches transdérmicos”, explicó el encargado del grupo de investigadores universitarios de la UNAM.

La piel es el órgano más grande del ser humano, con 1.8 metros cuadrados; una de las características más notables de este tejido es su impermeabilidad, que protege al cuerpo de ataques mecánicos, físicos, químicos o microbianos provenientes del exterior. “Esta membrana deja pasar muy pocas cosas y sólo permite la salida selectiva de algunos iones a través del sudor; esta particularidad es limitante para el área farmacéutica”.

Ante ese inconveniente, lo que hacen es modificar de manera reversible las propiedades de permeabilidad de la superficie cutánea con Iontoforesis, microagujas y ultrasonido.

Beneficios

Este tipo de sistemas permiten:

  • Mejorar la calidad de vida de enfermos y aseguran niveles plasmáticos constantes.
  • Adecuar la administración del medicamento, sí este ocasiona efectos tóxicos, el tratamiento puede suspenderse inmediatamente y la piel recupera sus propiedades de barrera de permeabilidad, de tal manera que no hay daño alguno.
  • Facilitar el tratamiento de factores relacionados con el síndrome metabólico (hipertensión, obesidad, triglicéridos y colesterol altos, que pueden derivar en diabetes y enfermedad cardiaca).

Resultados

Con esos mecanismos, Escobar y sus colaboradores han caracterizado dos parches transdérmicos: uno contiene un anestésico y otro un hipolipemiante (para regular triglicéridos y colesterol en sangre). Asimismo, tienen parcialmente caracterizado uno más para el tratamiento de la obesidad, y en breve, empezarán a trabajar sistemas con antihipertensivos.

El método percutáneo de suministro de sustancias activas no sustituye otras vías de administración (oral, intravenosa, intramuscular o sublingual), pero como éstas, tiene ventajas y desventajas.

Con el uso de estas tecnologías se abre la posibilidad de administrar más medicamentos para mayor número de enfermedades, incluso, activos cosmecéuticos, para el tratamiento de calvicie o para disminuir las arrugas faciales.

Además, “no sólo se brinda la posibilidad de evitar el paso de los fármacos por el hígado, también impide la pérdida de dosis, con lo que se asegura que las concentraciones plasmáticas sean constantes y sin fluctuaciones”, concluyó.

Más información
www.cuautitlan.unam.mx/licenciaturas.html

 

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather
  • margarita martinez

    16-enero-2014

    gracias lei el articulo y quede bien conforme, es lo que yo queria saver,

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *