Efectos tóxicos de los plaguicidas

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Durante años hemos escuchado que el uso indiscriminado de agrotóxicos o también llamados “plaguicidas” tienen grandes repercusiones sobre el ambiente, la salud, la seguridad alimentaria y el bienestar de las poblaciones.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS),  anualmente se producen cinco millones casos de intoxicación en el mundo por sustancias químicas empleadas en labores agrícolas, las cuales se concentran en países en desarrollo, como Colombia. En el país, el Instituto Nacional de Salud, reporta total de 19.008 intoxicaciones por plaguicidas entre 2011 y 2012, y durante 2013 y 2014 se presentaron 791 casos de intoxicación en mujeres embarazadas.

La discusión sobre la seguridad de estas sustancias para la salud y el ambiente se ha convertido en una verdadera polémica. La evidencia nos advierte sobre sus efectos nocivos como cáncer, desórdenes hormonales, afecciones reproductivas, contaminación de aguas subterráneas, ríos y embalses, tierras desérticas y afectación generalizada de diversas especies animales y vegetales. A pesar de estos datos, en la mayoría de países la vigilancia y cultura de reporte frente a las intoxicaciones con agrotóxicos es baja, por lo cual no se adoptan políticas de control eficaces.

La medicina biológica cuenta con varias herramientas para ayudarnos a liberar el organismo de agrotóxicos o plaguicidas y prevenir sus efectos nocivos. Entre ellas encontramos:

La sueroterapia: una técnica mínimamente invasiva que consiste en infiltrar pequeñas cantidades de fármacos biorreguladores que estimulan los mecanismos de detoxificación celular, linfático, gastrointestinal, hepático, biliar y renal.  Esto permite:

  • Obtener un máximo efecto terapéutico, en corto tiempo, y barrer con las toxinas y radicales libres.
  • Restablecer el equilibrio perdido en el paciente
  • Estimular el sistema inmune o defensas naturales del cuerpo.
  • Mayor adherencia al tratamiento.

La terapia oral Detox-Heel : se utilizan tres medicamentos antihomotóxicos en pacientes que padecen toxicidad en cualquier nivel y como terapia preventiva.  Estos estimulan la detoxificación y la eliminación de los efectos secundarios de las toxinas. Entre sus ventajas están:

  • Depurar de manera completa y natural el organismo.
  • Impactar en diferentes órganos de forma simultánea.
  • Estimular los órganos clave implicados en el proceso de detoxificación como el sistema linfático, el hígado y los riñones
  • Tiene buena tolerancia, facilidad en su aplicación y comodidad en su posología.

Referencias:

Informe Quincenal Epidemiológico Nacional

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *