Dientes ‘naturalmente’ perfectos

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

¡Ríase con tranquilidad y sin pena! Lucir una dentadura saludable es posible con el apoyo de la medicina natural. Tips de sencilla aplicación harán de su dentadura el mejor instrumento para atraer a través de una sonrisa.

El odontólogo neurofocal Fernando Vanegas, explica que la cercanía de los dientes al cerebro conlleva una relación energética muy estrecha entre todos los órganos del cuerpo, por lo tanto “lo que pasa en los dientes se irradia en todo el organismo”, declara el especialista, quien también nos brinda algunos consejos para mantener una buena salud oral:

La limpieza no es un ‘dolor de muela’

Seguramente en la escuela usted participó de las campañas que promovían un correcto cepillado de los dientes auspiciadas por reconocidas marcas de dentífricos; pues bien, haga un “recorderis” y siempre ponga en práctica lo que aprendió:

  • Limpie los dientes directamente de atrás hacia adelante, enfocando el cepillado en unos pocos dientes a la vez, antes de seguir al próximo paso.
  • Realice un cepillado correcto al menos durante tres minutos.
  • Haga movimientos cortos y suaves, prestando especial atención a la encía, los dientes posteriores de difícil acceso y las zonas tratadas con coronas o amalgamas.
  • Limpie las superficies externas de los dientes superiores y luego las de los dientes inferiores. Enseguida limpie las superficies internas en el mismo orden de las externas.
  • Limpie las superficies de masticación.
  • Cepille la lengua.
  • Utilice cepillos de cerdas suaves (para eliminar la placa y los restos de alimentos de los dientes) y de cabeza pequeña (recomendables para llegar mejor a todas las zonas de la boca). Un cepillo dental eléctrico es una buena alternativa.
  • Utilice la pasta dental adecuada para la condición de su boca (caries, gingivitis, sarro, dientes manchados y sensibilidad). Pregúntele a su odontólogo cuál le recomienda.
  • Reemplace el cepillo dental cuando muestre señales de desgaste o cada tres meses.

Ceda a la seda

El hilo dental elimina la placa y los residuos de comida en lugares donde el cepillo dental no llega fácilmente (debajo de la encía y entre los dientes). Utilícelo diariamente para prevenir las caries y las enfermedades de las encías.

Para utilizar la seda adopte la siguiente técnica:

  • Tome unos 45 cm de hilo dental, enróllelo alrededor del dedo anular, deje 3 o 5 cm de hilo para trabajar.
  • Sostenga el hilo dental tirante entre los dedos pulgares e índices, y deslícelo suavemente hacia arriba y hacia abajo entre los dientes.
  • Curve el hilo dental suavemente alrededor de la base de cada diente, asegurándose que pase por debajo de la encía. No fuerce el hilo, ya que de este modo puede cortar o lastimar el tejido gingival.
  • Utilice secciones de hilo limpio a medida que avanza de diente en diente. Para extraer el hilo, sáquelo hacia arriba y aléjelo de los dientes.

No mastique ‘ciertos alimentos’

Lucir unos dientes armoniosos depende, además, de los alimentos que se consumen, pero, principalmente de evitar masticar aquellos que pueden deteriorar la cavidad bucal, tales como:

  • Hielo
  • Melcocha y caramelos
  • Mentas frías y otros dulces duros  
  • Palomitas de maíz u otro tipo de semillas duras.
  • Chicharrón y huesos de pollo.
  • Mazorcas, duraznos, mamoncillos, zapotes y mango verde.
  • El borde de la pizza, los chicharrones y el pan francés se deben comer en pedazos pequeños.
  • Los lapiceros, los lápices, y las uñas no se debe llevarse a boca.

¡Advertencia!: zanahorias, manzanas, peras, bordes de las pizzas, chicharrones y pan francés, entre otros, se deben cortar en pedazos pequeños antes de llevarlos a la boca.  

Lo ‘natural’ al servicio del diente

La placa dental y la caries pueden afectar los dientes hasta el punto de la pérdida de alguna pieza. Las siguientes son algunas recetas naturales para su cuidado:

Arcilla y sal marina: es un dentífrico totalmente natural que limpia y cuida la boca por su gran poder blanqueador. Se obtiene con la mezcla, en medio vaso de agua tibia, de una cucharada de sal marina y una de arcilla. Esta pasta se guarda en un frasco de cristal hermético, en la nevera, y se puede utilizar como dentífrico cotidiano.

Salvia: esta planta medicinal posee virtudes desinfectantes, además de activar el riego sanguíneo de las encías. Su infusión se utiliza, en forma de enjuague, para desinflamar la encía, en caso úlceras bucales. Combate las infecciones.

Clavo y canela: Los aceites esenciales de estas dos plantas exóticas son el recurso natural más efectivo ante un dolor de dientes. Sirven de calmantes y evitan las infecciones. Se utilizan dos gotas (una de cada planta) y con la ayuda de un bastoncillo o el dedo se efectúa una friega por los dientes, dos o tres veces al día.

Aceite de árbol de té: esta planta es antiséptica, cicatrizante y bactericida; es curativa de aftas, úlceras, flemones y hongos en la mucosa bucal. Se aplica directamente o en forma de enjuagues, de una tres veces al día.

Más información
Fernando Vanegas León, odontólogo
Calle 118 No. 12-22
Teléfono: (57-1) 629 59 48 – 619 73 11

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *