De la pirámide nutricional al plato de mesa

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Es común, tras la visita al nutricionista, salir con una información médica tradicional que incluye el grupo de alimentos que todo ser humano debe consumir de acuerdo con su edad y condición. Se trata de la famosa pirámide nutricional, un modelo que por casi 20 años ha dado la pauta en el mundo para saber cuáles alimentos se deben comer y en qué proporción se consumen con el fin de llevar una dieta sana.

Un ícono para comer sano

Desde 1992, la pirámide fue el ícono que establecía cómo comer sano: en la base los alimentos que más se deben consumir como frutas y verduras y en la punta, aquella comida que sólo se consume ocasionalmente como los dulces y las grasas. En el medio, se especificaban las porciones de proteínas, granos y lácteos.

Una campaña servida en plato

Con el fin de hacer más comprensible para los consumidores el modelo de la pirámide nutricional, ya que mucha gente creía que los alimentos en la punta de la pirámide eran los más importantes, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por sus siglas en inglés), decidió cambiarla y ejemplificarla mejor, a través del plato que sirve en la mesa.

Tres razones con colorido

Este cambio forma parte de una campaña mundial liderada por las asociaciones de nutrición denominada “Mi plato” y en ella se explica que el cambio razón sencilla:

  1. En un plato es mucho más fácil visualizar lo que realmente se come de forma cotidiana.
  2. En éste nuevo modelo se muestra una división en cuatro secciones de diferentes colores para las frutas, los vegetales, los granos y las proteínas.
  3. Al lado del plato aparece un pequeño círculo que indica los lácteos.

“Este nuevo diseño promueve la alimentación equilibrada y sana y la campaña mundial que lucha contra la obesidad; el gran mensaje de éste diseño es que las frutas y las verduras abarcan mitad del plato”, explica la nutricionista Fanny Aldana, miembro de la Asociación Colombiana de obesidad y cirugía bariátrica.

Características del modelo

Con la pirámide era confuso determinar la cantidad que debía consumirse del grupo de alimentos para llevar una dieta saludable. Con la estrategia “Mi plato” se facilita la planificación de comidas pues su distribución aclara que la mitad del plato debe contener frutas y verduras y los granos y proteínas deben abarcar la otra mitad. Y con una porción lateral de lácteos, se le recuerda que los niños también necesitan una porción de leche u otro alimento lácteo (como queso o yogur) en cada comida.

Debido a que “Mi plato es un plato dividido”, ningún grupo de alimentos domina a los demás. El modelo recomienda su uso para el almuerzo y la cena y apunta a:

  • Evitar las porciones excesivamente grandes, que pueden provocar aumento de peso.
  • Servir la mitad del plato con frutas y vegetales; la otra mitad dividirla entre granos (cereales, frijol, lenteja) y proteínas de origen animal (carnes, quesos).
  • Lograr que la mitad de los granos que sirve sean granos integrales, como avena o arroz integral.
  • Sirva leche sin grasa o con bajo contenido de grasa (1%) y agua en lugar de bebidas con azúcar.
  • Equilibrar el consumo de los grupos de alimentos.
  • Elegir los cereales enteros (arroz integral) y limitar los refinados (arroz blanco) evitando el riesgo de enfermedad cardiaca y diabetes tipo 2.
  • Usar los aceites como el de oliva para cocinar, en ensalada y la mesa, ya que ayuda a reducir el colesterol malo y es beneficioso para el corazón. Además limitar la mantequilla y las grasas trans”.
  • Tomar tres lácteos al día.
  • Beber agua, té o café (con poco o nada de azúcar.
  • Evitar las bebidas azucaradas, ya que contribuyen al desarrollo de diabetes y obesidad.

Coma saludable

La estrategia también contiene mensajes clave en cuanto a comer saludable:

  • Disfrutar la comida, pero comer menos.
  • Evitar las porciones demasiado grandes.
  • Cambia a leche baja en grasa o sin grasa.
  • Comparar la sal en las comidas como sopa, pan y alimentos congelados y elegir los que contienen menos.
  • Tomar agua en vez de bebidas azucaradas.
  • Comer alimentos variados.
  • Fomentar una buena alimentación, ingiriendo muchas frutas, verduras y granos enteros, junto con carnes magras u otras formas de proteína y productos lácteos con bajo contenido de grasa.

Más información
www.mimandote.com/foros/nutricion-dietas
www.acocib.org
www.usda.gov

 

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *