‘Cultivando’ agricultura urbana

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Aunque se trata de un concepto relativamente nuevo en Colombia, la agricultura urbana es una modalidad con mucha tradición especialmente en Asia y Europa con la cual se busca aprovechar los espacios reducidos y la recursividad.

Cultivos ciudadanos

La agricultura urbana es la producción de alimentos a pequeña escala dentro de los confines de las ciudades:

  • Los patios
  • Las terrazas
  • Los huertos comunitarios
  • Espacios públicos no aprovechados.
  • Invernaderos urbanos

Las cosechas de la agricultura urbana son tan diversas como los de la agricultura rural. Se concentran sobre todo en los cultivos que:

  • No requieren grandes extensiones de tierra
  • Pueden sobrevivir con insumos limitados
  • Son con frecuencia perecederos.

Por eso, en las ciudades pueden verse:

  • Frutales y hortalizas
  • Alimentos de primera necesidad (yuca, maíz, frijoles y hortalizas, por ejemplo).
  • Nueces
  • Hierbas
  • Especias

Varios factores han contribuido a despertar un interés creciente por la agricultura urbana durante los últimos años:

  • La creciente urbanización de los países en desarrollo.
  • El deterioro de las condiciones de la población urbana pobre.
  • Las guerras y catástrofes naturales que perturban los suministros de alimentos procedentes de las zonas rurales.
  • La degradación ambiental.
  • La falta de recursos que provocan una escasez alimentaria todavía mayor
  • El movimiento en favor de la sostenibilidad comunitaria.

Ventajas del cultivo:

  • Bajo costo en la producción de los alimentos.
  • Óptimo sabor de los alimentos.
  • Buena producción de alimentos para el consumo regional o local.
  • Adecuada fuente de trabajo para los pobladores locales.
  • Propicia la economía agraria de la localidad.
  • Sirve como ayuda económica a las familias a través del comercio de hortalizas.
  • Fomenta el trabajo de los conductores de transporte agrícolas de una comunidad.
  • Propicia un ambiente sano porque las plantas reciclan el monóxido de carbono y lo convierten en aire puro.
  • Promueve el comercio de frutas tropicales.
  • Promueven el comercio de materia prima.

Caso de éxito

Como parte de la cátedra de ciencias naturales del Colegio Distrital Eduardo Umaña Mendoza, estudiantes y docentes promueven este tipo de cultivo en la institución educativa. Allí la comunidad encontró esta novedosa forma de producir alimentos orgánicos a bajo costo y de calidad.

 “Hemos producido papa, legumbres y hortalizas para el consumo de los estudiantes y para la venta a los padres cuando tenemos las entregas de boletines”, afirma Lida Carrillo, docente de la institución.

Los estudiantes utilizan residuos de cocina como cáscaras de papa, plátano o frutas, además  un poco de tierra para fabricar los abonos; a su vez, los contenedores que se utilizan pueden ser botellas de gaseosa o tarros de aceite.

Para Diego Gutiérrez, coordinador técnico de Agricultura Urbana del Jardín Botánico, este proyecto responde a la problemática de seguridad alimentaria de Bogotá.

“En la capital colombiana actualmente se desarrollan más de mil proyectos de este tipo, en los cuales participan colegios oficiales y privados, instituciones de educación superior y entidades en toda la ciudad, que buscan generar conciencia ambiental frente al manejo de residuos sólidos y un cambio en los hábitos alimenticios de las personas, pues ésta es una forma higiénica y segura de producir y consumir”, concluye Gutiérrez. 

Más información
www.fao.org
www.sedbogota.edu.co

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *