Conversando consigo mismo: ¿Está loco?

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Todos en algún momento de nuestra vida hemos hablado en voz alta con quien aparece frente al espejo, es decir, con nosotros mismos.

Esta reflexión sin interlocutor o monólogo denominado etimológicamente soliloquio, se puede desarrollar en diferentes escenarios: cuando va a solas en el autobús, al recitar el paso a paso de una receta de cocina, al momento de cometer algún acto errático, mientras realiza un paseo, al mostrar enfado, mientras repite el lugar de una cita o recuerda un número telefónico, etc.

Hablar solo es normal y cualquier espacio o situación es viable para expresar lo que los siquiatras denominan “pensamientos que se exteriorizan con palabras”.

“El soliloquio no es una expresión de soledad sino una conducta que se produce bajo determinados estímulos sociales, todo el mundo, en algún momento, responde en voz alta a estímulos interno”, explica el psiquiatra Rodrigo Córdoba.

Hablar solo implica una cierta forma de representación mental donde uno proyecta en su cabeza otro al quien se está dirigiendo. Eso implica, desde cierto punto de vista, una capacidad de concentración. Es un modo de meterse en el propio pensamiento y darle vida.

“Esta condición representa una característica de alguien con una imaginación rica, quien se abstrae un poco de lo que tiene alrededor. Podríamos preguntarnos ¿quiénes hablan solos? o ¿en qué tono se habla solo? Por lo general, la gente que habla sola, prácticamente habla para adentro”, explica Hugo Teodoro Hirsch, psicólogo, especialista en terapia familiar.

Habla solo, como si estuviera loco…

Podemos decir que los locos hablan solos, pero no solamente los locos. Debemos consultar al psiquiatra biológico si los soliloquios:

  • Ocurren con mucha frecuencia.
  • Están fuera de todo contexto.
  • Expresan conductas extrañas o incoherentes.
  • Son el resultado de respuestas a pensamientos o ideas delirantes.

Podría ser que se relacionen con alguna alteración de las áreas cerebrales encargadas del lenguaje o que respondan a algún trastorno mental, de acuerdo con la opinión de los especialistas consultados.

Niños habladores

Este tipo de conducta se produce comúnmente en los niños, quienes viven probando cosas o ensayándose en el mundo. Una parte de esa experimentación radica en el entrenamiento de su imaginación: entre la fantasía, el juego y la realidad hay un intercambio muy fluido en ellos. Esta situación también la pueden experimentar los adultos por algún desajuste mental.

“Una niña puede jugar a ser Caperucita Roja y reproducir el diálogo totalmente en soledad, porque leyó el cuento o vio la película. Pero eso no implica ningún tipo de problema, al contrario, yo diría que es una capacidad de interpretar distintos roles y de externalizar pensamientos que son voces internas”, complementa el psicólogo.

Razones para conversar

El constante estrés con el que vive la sociedad actual puede hacer que la persona cree un personaje o juegue a ser otro para evadir situaciones problemáticas de la vida real. Existen muchas maneras con las cuales la gente se puede retirar de la realidad cotidiana para ser otra persona.

Sin embrago, la manifestación de este tipo de conducta también se produce por:

  • Intoxicaciones por alcohol o drogas, que provocan alucinaciones y conversaciones con un ser imaginario.
  • Esquizofrenia o enfermedad cerebral que puede ocasionar alucinaciones, diálogos incontrolables y repeticiones de frases una y otra vez sin darse cuenta.

Recuerde que usted puede encontrar gente hablándose a sí misma, o a usted conversándose, y eso no representa necesariamente una enfermedad.

Mientras sus conversaciones no agredan a los demás y no se conviertan en amenazas para su salud y la de los demás, puede hablar solo, o usted… ¿qué piensa?

Más información
www.consumer.es/web/es/salud/psicologia/2008/10/15/180418.php
www.psiquiatria.org.co
www.consejo.org.ar

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *