Brazalete de emergencias para adultos mayores

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Cuántas veces ha escuchado que el ‘abuelito’ propio o conocido se cayó, sufrió un infarto o permanece con las manos frías. Es cierto que los adultos mayores vuelven a ser ‘niños’ y por lo tanto, el cuidado y atención hacia ellos debe ser dedicado y amoroso.

A esto se suma que el envejecimiento de poblaciones y del deterioro ambiental global por la contaminación ha provocado una transición epidemiológica de va de la mayor prevalencia de padecimientos agudos y contagiosos, como las infecciones bacterianas y virales, a enfermedades crónicas y no transmisibles, como las cardiacas, diabetes, Alzheimer o la fragilidad asociada a esa etapa de la vida.

Ante esta situación, un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias Nucleares de la Universidad Nacional Autónoma de México creó un dispositivo que capta e informa en tiempo real arritmias cardiacas, temperatura, desplazamientos y caídas del paciente.

De acuerdo con lo descrito por el físico investigador Benjamín Alejandro Morales Ruiz, se trata de un brazalete electrónico, cuyo diseño, equivalente a un botón de ayuda inteligente, es parte del proyecto Vigilancia y Análisis Continuo de Signos Vitales (VACS), de México, que además integra una plataforma de servicios de telemetría y teleasistencia.

“Mediante el monitoreo en tiempo real del pulso cardiaco, la movilidad, geolocalización y temperatura, el sistema pretende tomar control del estado de salud general del usuario mediante la generación de una serie de servicios, lo que permitirá ofrecer seguridad y tranquilidad, tanto a los usuarios como a sus familiares”, explica Morales Ruiz.

Especial para la vigilancia geriátrica

Distinto a los dispositivos que existen en el mercado para atletas, quienes vigilan su ritmo cardiaco a través de dispositivos similares, este brazalete fue concebido especialmente para la vigilancia geriátrica.

Requiere alta sensibilidad para captar patrones de movilidad, caídas, cambios en la temperatura y, si se trata del ritmo cardiaco, datos que no interpreta el paciente, sino que son enviados a una central, en la que se valida la información y se clasifica el nivel de alerta por medio de un sistema de inteligencia artificial.

Posteriormente, se emite una alarma que puede ir desde una simple actualización al expediente clínico, hasta un mensaje a los cuidadores o a los servicios médicos de emergencia.

“Se basa en el desarrollo de algoritmos matemáticos capaces de traducir señales del organismo humano en pulsos electrónicos que se transmiten mediante tecnología GPRS –celular- a una plataforma de servicios”, complementó el físico.

El brazalete es un dispositivo de vigilancia y análisis continúo de señales vitales que incluye transductores para obtener el pulso radial y caracterizar los patrones de:

  • Movilidad
  • Digitalización de señales
  • Detección de eventos
  • Sistema de almacenamiento
  • Procesamiento y protocolos de comunicación con tecnología de teléfonos celulares, para que el médico tratante reciba la información en tiempo real del monitoreo del paciente y decida qué hacer.

Listo el último prototipo

El perfeccionamiento del dispositivo incluyó cuatro prototipos previos a su salida al mercado, la cual está programada para finales del año 2014.

El dispositivo responde a la necesidad de realizar mayor énfasis en la prevención y atención médica a largo plazo en el hogar o en el ambiente familiar, y se presenta como un sistema auxiliar en programas de envejecimiento activo. Está orientada también al cuidado de personas en situación de riesgo, como diabéticos, hipertensos o con cardiopatías congénitas.

Más información
www.unam.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *