Logo Equilibrium Medicina Natural y Biológica

Actualidad

Biomateriales para regenerar el hígado

Recuperación del Hígado
¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Favorecer la recuperación funcional y estructural del tejido dañado del hígado es objetivo del Hospital General de México, donde un grupo de especialistas trabaja en pruebas de laboratorio que permiten utilizar los llamados “andamios celulares de cóndilo de bovino” para reparar la funcionalidad de este órgano, considerado la fábrica química del organismo.

El hígado realiza funciones muy importantes, tales como sintetizar proteínas plasmáticas, desintoxicar, almacenar vitaminas y glucógeno, secretar la bilis –indispensable para la digestión, eliminar de la sangre las sustancias nocivas para el organismo, ente otras.

Aunque no existe información exacta que permita conocer la prevalencia y la incidencia de la enfermedad hepática terminal en Colombia, las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de países con registros estadísticos, indican que un 59% de las causas de trasplante de hígado se deben a cirrosis por hepatitis virales y cirrosis por alcoholemia, un 14% por causa del cáncer y un 8% por falla hepática aguda.

Este panorama permite explicar el porqué de la importancia de buscar alternativas que controlen y prevengan las enfermedades hepáticas. “La desventaja es que existen pocos donadores de órganos”, asegura Gabriela Gutiérrez, directora del Laboratorio de Hígado, Páncreas y Motilidad de la Unidad de Medicina Experimental de la Facultad de Medicina del Hospital General de México.

Por ello el uso de biomateriales, como los andamios celulares de cóndilo de bovino, los cuales son producidos y diseñados por el Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), parece ser una alternativa que favorece la recuperación del tejido dañado del hígado.

La investigación

“Hemos encontrado la funcionalidad de esos materiales en uretras de perros y, en el caso del hígado, en ratas. En ambos se colocaron fragmentos del andamio y se observó que sí había invasión de las células hepáticas al tejido. Es decir, este último creció sobre el andamio, por lo que consideramos que podría ser un buen modelo para utilizarse como implantes en medicina regenerativa”, indica la Doctora Gutiérrez.

El material ha sido probado con éxito en áreas como ortopedia, cirugía maxilofacial y odontología, no así en tejidos blandos. Los estudios permiten considerar la sustitución de órganos o de fragmentos dañados para el tratamiento de enfermedades crónico-degenerativas.

“Nosotros queremos determinar si esto también puede favorecer la regeneración hepática. Consideramos que estos resultados abren el camino para una nueva línea de investigación en regeneración tisular en nuestro laboratorio, aunque nos dedicamos al hígado”, asegura la especialista.

Calidad de vida

Esto puede ser una esperanza de vida para pacientes con enfermedades hepáticas crónicas; de ahí la importancia del vínculo que hay en la medicina traslacional (el de la ciencia básica y el de las aplicaciones clínicas).

“Esa unión que hemos desarrollado nos permitirá avanzar más rápido en el hallazgo de una nueva opción terapéutica que permita a los pacientes contar con una mejor calidad de vida”, concluyó la médica.

Más información
www.unam.mx

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *