¡Atención al dolor de oído!

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

“¡Niños, salgan del agua ya!” Con esta llamativa expresión las madres suelen ordenar a sus hijos que es hora de abandonar la interminable jornada de entretención en la piscina. Esos juegos en el agua son divertidos hasta cuando unas horas después sobreviene la terrible pesadilla del dolor de oído. No permita que en vacaciones este se convierta en el obstáculo para disfrutarlas a plenitud.

Casi todos hemos sufrido un dolor de oído, aunque los niños con más frecuencia que los adultos. Otras razones del dolor de oído, además de la entrada de agua a los conductos, son el resfriado y la faringitis, y a menudo, después de sonarse la nariz. La razón por la que esto sucede es porque los líquidos se acumulan en las trompas de Eustaquio. Dicha aglomeración desencadena una infección que se ‘enquista’ en la parte posterior del tímpano y presiona el oído causando malestar.

¡Ayyy mi oído!

Lidiar con un dolor otológico por humedad en el canal auditivo (el cual transporta sonido del exterior del cuerpo hacia el tímpano) es una de las situaciones más difíciles de soportar. Esta condición se presenta por la inflamación e infección a causa de varios tipos de bacterias u hongos que ingresan al oído y provocan otitis externa.

“Si hay mucha humedad en el oído, este se puede irritar, abriendo la piel del canal y permitiendo la entrada de agentes infecciosos. Por esta razón la otitis del nadador, como se le denomina a este tipo de afección, ocurre por lo general en temporada de vacaciones cuando hay contacto con agua de piscina o mar”, asegura Tulio Jaramillo otorrinolaringólogo colombiano.

Señales y síntomas para ‘escuchar’

El síntoma principal de la otitis externa es el dolor, el cual empeora si no se presenta la atención adecuada y a tiempo. Por lo general, antes de que comience el insoportable síntoma, el canal auditivo pica y masticar resulta doloroso. La inflamación del canal auditivo puede provocar.

  • Taponamiento.
  • Inflamación de los ganglios alrededor del oído.
  • Enrojecimiento de la zona.
  • Supuración del oído. Posiblemente esta sea de un color claro al principio, pero después se torne más opaca y amarillenta, como el pus.
  • Afección en la audición. De haber pus, partículas extrañas o hinchazón que bloqueen el transporte del sonido hacia el oído, es posible que la audición se vea afectada de manera temporal.

No es común que se produzca fiebre, y la otitis externa no es contagiosa.

Cuidado natural

Proteja sus oídos con el fin de prevenir molestias que pueden afectar gravemente su audición. Estos son algunos consejos para lograrlo:

  • Consuma alimentos ricos en vitamina C: estos estimulan el sistema inmunológico. Con las defensas fuertes estará mejor protegido para combatir una infección de oídos. También ayuda una alimentación rica en calcio.
  • Evite fumar: el humo y el tabaco bloquean las trompas de Eustaquio.
  • Consulte a un otorrinolaringólogo: este especialista le debe recomendar el tratamiento específico para su problema.

Si el desafortunado dolor llega…

Si experimenta dolor de oído, presión y drenaje, debe solicitar inmediatamente una consulta con su médico tratante. Él probablemente le prescriba antibióticos para ayudar al organismo a eliminar la infección. Hay remedios caseros que puede preparar o practicar para tratar el dolor de oídos:

  1. Ponga un secador de pelo con aire caliente cerca del oído para que entre algo de él por el canal, pero no lo utilice por más de 3 minutos.
  2. Aplique calor en la oreja con una almohadilla térmica o calentada con la plancha. La tibieza de la almohada eléctrica aliviarán el dolor.
  3. Acuda a la medicina natural. Puede aplicar unas gotas de extracto de ajo en el oído infectado; se sabe que el ajo tiene un antibiótico potente. También puede probar con gotas de aceite de oliva o de extracto de lobelia tibios, ya que actúan como lubricanes y pueden ayudar a eliminar la sequedad o picazón. Por otro lado, considere la plata coloidal como antibiótico natural para lavar los oídos.
  4. Envuelva una bolsa de agua caliente en una toalla y úsela como una almohada apoyando el oído adolorido sobre ella.
  5. Mastique chicle, o incluso coma; este ejercicio ayudará a ventilar la trompa de Eustaquio y permitir el drenaje. Igualmente, puede aliviar la presión causada por la infección en el oído interno.

Más información
www.salud.uncomo.comwww.vivirsalud.imujer.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *