Ataque las alergias primaverales

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Tanto estornudo y congestión nasal en su hijo tiene una razón segura: alergia al clima, a picaduras de insectos de temporada y al polen derivado de las plantas cercanas a su lugar de residencia. Aunque Colombia no es un país de estaciones, la variabilidad climática sí es una condición para los niños desarrollen la ‘alergia primaveral’.

Las alergias primaverales afectan a millones de personas, en el mundo, principalmente a los menores. Según el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de los Estados Unidos el 40% de los niños de este país sufre rinitis alérgica, también conocida como fiebre del heno. En España cerca de un 20% de la población padece alergia, con un aumento progresivo de la incidencia en el rango de edad comprendido entre los 15 y los 44 años.

En nuestro país la Asociación Colombiana de Alergia, Asma e Inmunología, confirma que 3 a 4 de cada 10 personas sufren de algún tipo de alergia, especialmente respiratoria y alimentaria.

Síntomas ‘rasquiñosos’

Los síntomas más comunes de la alergia son provocados por la superproducción de histamina, una sustancia que se fabrica en el organismo y se encuentra en pequeñas cantidades en los alimentos (principalmente aquellos con procesos de fermentación y ahumados, y frutas como cacao, tomate, fresas, cítricos, piña, papaya y mango).

La histamina funciona como hormona y como neurotransmisor, regulando y cumpliendo diferentes funciones:

  • Es un vasodilatador
  • Disminuye la presión arterial
  • Provoca la contracción de la musculatura lisa de bronquios y útero.
  • Estimula la secreción del ácido clorhídrico en el estómago.
  • Es mediadora de procesos inflamatorios.

El problema con la histamina es que en cualquier reacción alérgica se libera y provoca los síntomas alérgicos más comunes:

  • Rasquiña ante la picadura de mosquito
  • Picor nasal
  • Estornudos
  • Secreción y congestión nasal
  • Ojos irritados y llorosos
  • Urticaria e inflamación de la piel
  • Rinitis por la alergia al polen
  • Enrojecimientos
  • Náuseas
  • Vómito
  • Asma
  • Dolor de cabeza
  • Migraña
  • Vértigos
  • Taquicardia
  • Diarrea

La mayoría de las personas con alergias y las que presentan síntomas alérgicos sin diagnosticar mejoran sus síntomas cuando siguen una dieta libre de histaminas basada en alimentos muy frescos y libre de bebidas alcohólicas.

En la prevención está la solución

Prevenir y controlar los síntomas depende de una tarea juiciosa para identificar el momento justo en que aparecerán las condiciones ambientales para la reacción alérgica. Sencillas medidas caseras pueden ayudarle a evitar la rasquiña, la secreción nasal recurrente, la irritación en los ojos y los estornudos incontrolables; así mismo, le permitirán la reducción del uso de medicamentos:

  • Limitar las actividades de los niños al aire libre en las tardes, ya que a esas horas los niveles de polen son más elevados.
  • Mantener las ventanas de la casa y del carro cerradas durante los momentos de fuertes vientos.
  • Hacer que sus niños se duchen después de pasar un tiempo al aire libre para eliminar los residuos de polen en su cuerpo o cabello, y cambiarlos de ropa inmediatamente.
  • Evitar secar ropa al aire libre durante esta temporada.

Según el doctor Medardo Rosales, médico pediatra neonatólogo, especialista en medicina biológica, los tratamientos para los niños que registran algún tipo de alergia se relacionan con la integralidad del niño y el equilibrio en los mismos aspectos señalados para una madre gestante (psíquico, neurológico, endocrino, metabólico, inmune, digestivo y el bienestar ambiental).

“Una vez corregida la raíz del problema, el especialista entra a formular medicamentos que servirán como moduladores”, explica el especialista.

La medicina natural al servicio

Los medicamentos biológicos pueden ayudar a combatir los síntomas de las alergias de su niño. Descongestionantes nasales y antihistamínicos naturales coadyuvan en el tratamiento.

Descongestionantes nasales: algunas plantas medicinales son muy beneficiosas a la hora de limpiar de manera natural, las vías respiratorias altas:

  • Cebolla y ajo: despejan los conductos. El fuerte aroma que despide cada una de estas plantas descongestionan y aflojan las secreciones presentes. En algunos casos suele recomendarse masticar un diente de ajo o dejar sobre la mesa de noche rodajas de cebolla para ser inhaladas mientras se duerme.
  • Eucalipto: esta planta de hojas aromáticas y penetrantes posee propiedades que permiten abrir los bronquios y facilitar la expulsión de las flemas y mucosidades. Ponga las hojas en una olla y déjelas hervir unos minutos, luego cúbrase la cabeza con una toalla y respire el vapor de la olla.
  • Manzanilla: de aroma muy agradable, se utiliza de la misma manera que el eucalipto. En ambos casos es fundamental la inhalación del vapor caliente para lograr descongestionar y estimular la fácil evacuación de las secreciones.

Antihistamínicos naturales: se trata de remedios utilizados para contrarrestar las reacciones de las histaminas. Cuando la persona ingiere alguna fórmula antihistamínica recibe por lo menos un alivio parcial a los síntomas de la alergia. 

  • Vinagre de manzana: es un antihistamínico natural. A un vaso de agua agréguele dos cucharaditas de vinagre de manzana y beba. Repita tres veces al día por cuatro días y dígale adiós a las alergias de la temporada. No use este remedio si es alérgico al vinagre.
  • Yogur: los probióticos lactobacillus acidophilus y bifidus que vienen en varios yogures reducen el potencial para desarrollar alergias.
  • Vitamina C: además de fortalecer el sistema inmunológico, la vitamina C rompe las moléculas de histamina.

Recomendaciones importantes

  • Consultar a su médico biológico cuando utilice descongestionantes y antihistamínicos naturales, algunas personas podrían ser alérgicas a estos remedios caseros.
  • En el caso de los niños principalmente, se debe acudir al especialista para que les ordenen una prueba de alergia con el fin de determinar la causa exacta cuyos síntomas son difíciles de controlar. Con base a los resultados del examen, el médico podrá recomendar un tratamiento.

Más información
www.biosalud.org
www.escuelamedicaparapadres.com
www.mis-remedios-caseros.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather
  • Amparo Fernández

    30-junio-2015

    Tratar con alergia supone un gran obstáculo para llevar una vida con total normalidad. Es necesario encasillarla y buscar todos los remedios que sean posibles para tratar de mejorar la calidad de vida de aquellas personas que lo sufran. Gran artículo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *