Artritis: tratamiento con medicina natural

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Artritis: tratamiento con medicina natural

Fitoterapia, medicina ortomolecular y régimen dietético forman parte de las múltiples alternativas para combatir las enfermedades reumatológicas. Estas posibilidades brindan al paciente esquemas de tratamiento que llevan a un manejo terapéutico altamente efectivo para devolverle al paciente la calidad de vida que normalmente se ve muy afectada.

Existen más de 100 formas diferentes de enfermedades reumatológicas; la artritis es una de ellas. Se trata de una condición de tipo crónico degenerativo cuyas principales manifestaciones son la inflamación y el consecuente desgaste de las articulaciones, por de más, dolorosas e incapacitantes.

Antiguamente, se decía que el surgimiento de estas patologías era desconocido. Sin embargo, hoy la ciencia ha avanzado a grandes pasos y se ha podido establecer por dónde es necesario atacar el origen de la enfermedad para tratarla y lograr el bienestar del paciente.

Necesitamos una mirada global que analice el estado nutricional y que favorezca los procesos bioquímicos a través de los controles moleculares; todo eso lo ofrece la medicina integrativa, asegura el doctor Arturo O’Byrne Experto en Medicina Biológica y Homotoxicología.

Intervención con fitoterapia

Con las plantas medicinales se accede a tratamientos específicos muy eficaces, con los cuales se produce una solución rápida que conlleva una vida sin dolores y llena de esperanza. “El tratamiento con fitoterapia debe ser estrictamente natural y llevado con constancia y decisión”, explica José Martínez Cano, médico español experto en fitoterapia (obesidpeso@yahoo.es). Algunas plantas recomendadas son:

Heno y oliva: Las compresas calientes con flores de heno y aceite de oliva ayudan a reducir la inflamación y controlar el dolor.

Arcilla: las cataplasmas locales de arcilla se utilizan desde la antigüedad para limpiar la sangre y normalizar la temperatura interna.

Harpagofito: de gran utilidad en todo tipo de procesos reumatológicos, inflamaciones en general y trastornos digestivos. Su uso permite sustituir o reducir la dosis de corticoides, fenilbutazonas y otros antirreumatoides. Se encuentra en cápsulas y tisanas. Su asociación con las plantas llamadas cola de caballo y diente de león favorece la regeneración del cartílago.

Regaliz: además de su acción antiulcerosa y antiespasmódica tiene poder edulcorante, expectorante, antitusivo y cicatrizante. Demostrada acción antiinflamatoria, antibacteriana y actividad estrogénica.

Otra de las terapias recomendadas es la hidroterapia.

Intervención dietética

El tratamiento de la artritis reumatoide avanzada exige un régimen alimentario muy riguroso para obtener resultados positivos, aunque estos sean a largo plazo muchas veces.

La dieta

Siga una dieta saludable rica en:

 Alimentos integrales
 Verduras y fibra

Y baja en:

 Azúcar
 Carnes rojas y embutidos
 Harinas refinadas
 Grasas saturadas.

Las comidas deberán ser estrictamente vegetarianas y con más del 50% de la comida cruda (zanahorias, apio, puerro, cebolla, pimiento, ajo, col, lechuga, tomate, etc.).

Durante los primeros 15 días del tratamiento absténgase de tomar leche y comer huevos, quesos, garbanzos y arvejas secas. Conviene la realización de algún tipo de ejercicio moderado para mantener la funcionalidad y la flexibilidad de las articulaciones.

Alimentos recomendados:

Alcachofa, berro, apio, puerro, rábano, col, espárrago, zanahoria, aguacates, manzana, pera, fresa, frambuesa, cereza. Y en cuanto a carnes: pescado de agua fría, como caballa, arenque, sardina y salmón.

Estos alimentos:

 Reducen la actividad inflamatoria.
 Protegen del daño de los radicales libres.
 Ayudan a regenerar el cartílago.

Alimentos que debe evitar: grasas saturadas, harinas refinadas, alcohol y bebidas estimulantes, alimentos fritos y alimentos procesados.

Intervención ortomolecular

La medicina ortomolecular considera que las enfermedades se producen por desequilibrios moleculares y que estos se pueden corregir mediante la administración de las moléculas nutritivas adecuadas en el momento correcto.

La nutrición ortomolecular analiza el comportamiento celular, la manera en la que la célula absorbe los nutrientes y cómo los utiliza para determinar qué tipo de dieta es la más indicada para el mantenimiento de la salud celular y la prevención de la enfermedad.

Partiendo de esta premisa, la medicina integrativa combina lo más efectivo de la medicina convencional, con el tratamiento holístico individualizado y suplementos naturales que ayudan a la regeneración del cartílago dañado y trabajan en la reparación de los daños que causa el dolor de la artritis.

Para buscar el equilibrio celular en el caso de las enfermedades reumatológicas se debe:

 Consumir poco sodio.
 Reducir la sal.
 Evitar los productos lácteos.
 Eliminar los productos envasados, procesados y embutidos.
 Consumir mucho potasio.
 Consumir suficiente magnesio.
 Regular el consumo de calcio.
 Incrementar la ingesta de verduras y cereales integrales.
 Consumir suficientes microminerales, tubérculos, frutas, legumbres y frutos secos.
 Evitar el tabaco, la polución, los aditivos y los antibióticos.
 Consumir alimentos biológicos.
 Incrementar el consumo de antioxidantes (uvas y zanahorias, por ejemplo)
 Evitar los azúcares y carbohidratos refinados.

Más información
www.holistika.net
www.saludyfitoterapia.es
www.saludbio.com

 

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *