Logo Equilibrium Medicina Natural y Biológica

Nutrición al Día

Arándanos: los ‘superpoderosos’

arandanos
¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Originarios del bosque, estos pequeños y ‘redonditos’ frutos que arrojan una tintura azulada son protagonistas de recetas con algo de elegancia, sofisticación, nutrición y sabor. Además se les relaciona con la buena energía, menos acné, cerebro joven y cuerpo sano, ya que son  excelente fuente de vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes.

Los arándanos vienen de la familia de las bayas y son los segundos frutos del bosque más populares en el mundo después de las fresas. Su popularidad en Estados Unidos comenzó gracias a su color, pues son uno de los pocos alimentos verdaderamente azules en el mundo. Aunque si hablamos del color, su secreto ‘algo mágico’ radica en que nacen blancos y medida que maduran se tornan rojos para finalmente adoptar un profundo y sorprendente color azul.   

Un súper alimento

Esta frutilla, descrita como un “súper alimento”, es rica en fitonutrientes y vitaminas C, E y K; buena fuente de fibra y magnesio y se destaca por la más importante de sus características: ¡gran capacidad antioxidante!

Los antioxidantes de los arándanos azules ayudan a:

  • Prevenir enfermedades como el cáncer de colon y ovarios, y enfermedades del corazón.
  • Combatir el deterioro del cerebro y del sistema nervioso en general, ya que colaboran con la recuperación de la memoria de corto plazo, con el mejoramiento de las habilidades motoras y, en resumen, inhiben los síntomas del envejecimiento.  
  • Mejorar la visión por su alto contenido en vitamina A.
  • Prevenir el crecimiento de células cancerígenas, gracias a su contenido de resveratrol (fortalece el sistema inmunológico) y flavonoides (poseen propiedades muy apreciadas en medicina, como antimicrobianos, anticancerígenos y combatientes de la enfermedad cardiovascular).
  • Evitar el acné, gracias a que ayudan a balancear los niveles hormonales para finalmente prevenir la acumulación de sebo en la piel.

Como porción de fruta

Los arándanos forman parte del ‘boom’ de alimentos saludables que sorprenden en el mercado orgánico. Aunque se encuentra en jugos y barras de dulce, lo mejor es comerlos y disfrutarlos al natural como porción de fruta, para que el cuerpo absorba todos sus nutrientes.

Se pueden añadir a jugos o batidos, comerlos con un plato de avena al desayuno, agregarlos al yogur, ingerirlos como barra de cereal casera o usarlos como topping en diferentes platos saludables.

La receta en ‘barrita’

Esta preparación puede disfrutarse a cualquier hora de día. La receta en barra de los arándanos pertenece a un tipo de alimentación llamada “viva” o la dieta “raw”, la cual postula las comidas sin cocinar para que mantengan todos sus nutrientes y no se pierda tanto tiempo en su preparación. Con la asesoría de la chef Ana Uribe, les contamos cómo preparar la receta para 8 barritas de arándanos:

Ingredientes:

Para la galleta:

1 taza de quinoa en hojuela
1/2 taza de almendras
5 dátiles sin pepa
1/8 de taza de aceite de coco derretido
Una pizca de sal 

Preparación:

  1. Mezcle los ingredientes en un procesador de comida hasta que la combinación se pegue por si sola en una bola.
  2. Divida la mezcla en dos: 2/3 de taza se guardan para la capa de arriba y el resto se usa para la capa de abajo.
  3. Tome la mezcla de galleta de la capa de abajo, póngala en una refractaria con papel parafinado y presiónela hasta que quede firme.
  4. Métala en la nevera mientras prepara la capa de arándanos.

Para la mermelada de arándanos:

Ingredientes:

1 o 1 1/2 taza arándanos 
1 cucharada de mantequilla o crema de marañón (puede remplazarla por crema de maní o de almendra)
Stevia al gusto 

Preparación:

Mezcle todo en una taza hasta lograr la contextura de una mermelada.

Preparación final:

  1. Cuando tenga lista la mermelada saque la refractaria de la nevera y espárzala sobre la primera capa.
  2. Vierta la otra parte de la mezcla de galleta y presione ligeramente.
  3. Coloque la refractaria en el congelador por media hora.
  4. Sáquela y córtela en rectángulos y cuadraditos.
  5. Disfrútelos frescos.
  6. Si prefiere las barritas calientes, coloque la refractaria en un horno y seleccione la opción de deshidratar. Déjelas deshidratar durante 12 horas, tiempo luego del cual podrá consumirlas.  

Anímese y cuéntenos cómo le gustan más los arándanos.

Más información
http://es.resveratrol-ultima.com/
www.nutrition.about.com
Nutrition, Health, and Lifestyle: Issues and Insights , Vanderbilt Uiversity. 
www.livestrong.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *