Kathy Sáenz y Sebastián Martínez

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Desde que se dedican al vegetarianismo, la pareja de actores se siente más llena de energía. Su nuevo estilo de vida, cerca del campo, les ha permitido estar más en familia, alejados de la rumba y del asedio de los medios.

Sebastián Martínez y Kathy Sáenz viven en una casa a las afueras de Bogotá, rodeados de una huerta inmensa que ellos mismos se han encargado de sembrar, llena de árboles frutales, flores y hortalizas. Viven en completa armonía.

Desde que están juntos, coincidieron en varios temas que a estas alturas de su vida son fundamentales para existir. Uno de ellos es la alimentación sana y el vegetarianismo, que Kathy practica desde hace cinco años y Sebastián, desde hace cuatro y medio.

A punta de investigar sobre la alimentación y la medicina natural, se han encargado de romper con los mitos que se manejan alrededor del tema, y que tienen que ver con que comer sano es aburrido e insípido. Su experiencia les ha hecho convertirse en los abanderados de la alimentación natural, libre de proteína animal.

Quienes vayan a visitar a esta pareja siempre encontrarán en su casa platos provocativos como gluten encebollado, goulash de verduras, tofu frito –el preferido de su hijo Amador–, bandeja paisa con chorizos vegetarianos y hasta hamburguesas y perros calientes saludables, que son la delicia de las hijas de Kathy: Shenoa y Alana. Lo mejor es que este estilo de alimentación incluye a toda la familia, pues, según las investigaciones de Kathy.

Se ha comprobado que un niño que crece comiendo vegetales, cereales, leguminosas y frutas, es una persona más liviana, que orienta la energía que produce hacia la creatividad y no hacia la digestión de carnes, que es un proceso muy demorado y desgastante para el organismo. De hecho, genios de la talla de Einstein, Platón, Da Vinci, Edison y Sócrates se dedicaron al vegetarianismo.

No obstante, hay quienes se preguntarán si esta tendencia de la familia Martínez Sáenz obedece a una moda pasajera que puede cambiar en un tiempo. Al respecto, ellos aseguran que la tradición carnívora de la sociedad pesa tanto que es difícil vivir un proceso tan importante como este y tomar la decisión final de dejar de consumir todo tipo de carnes, pero reconocen que siempre tuvieron la sensibilidad hacia el tema.

“Yo crecí con animales; cuando iba a la finca de mi familia criaba mis propias gallinas, marranitos y caballos. Pero un día, como a los ocho años, mataron una de mis gallinas para hacer un sancocho y casi me muero de la tristeza, no entendía por qué había pasado eso. Afortunadamente, con los años la carne me empezó a sentar pésimo y cada vez le bajé más al consumo hasta que adopté la filosofía de vida que hoy llevamos” – cuenta Kathy.

¿Se heredará la costumbre?

Por su parte, Sebastián dice que desde niño sentía repulsión por las carnicerías y que, a pesar de eso, con el tiempo terminó consumiendo carne en grandes cantidades. “Hoy he aprendido a tomarle el sabor natural a los alimentos, sin tanto condimento. En la casa preparamos recetas con quinua, granos y cereales.

A nuestro hijo de casi dos años lo criamos como vegetariano hasta que él tenga edad de elegir si quiere continuar alimentándose así o desea cambiar”. Sin embargo, tanto Amador como los demás miembros de la familia consumen lácteos de origen animal.

Las hijas del primer matrimonio de Kathy tienen las dos opciones: cuando están con su mamá comen vegetariano y cuando van a donde su padre, Sammy Bessudo, son carnívoras. Su mamá opina que con el tiempo serán ellas quienes decidan qué opción les gusta más.

‘Naturales’, pero no aburridos

Sebastián y Kathy no solo han cambiado sus hábitos alimenticios, sino que la tendencia natural en la que ahora viven abarca todos los aspectos de su vida en familia. Son amantes de la jardinería y pasan tiempo sembrando plantas y cuidándolas, no volvieron a tomar trago, ni a fumar, ni a trasnochar en exceso.

En cambio, prefieren salir a paseos con sus hijos, hacer picnics en el jardín, jugar béisbol o entretenerse con las gallinas, perros, peces y pavos reales que tienen en la casa y que cuidan como sus mascotas. Claro que enfatizan en que no por eso son aburridos ni mala compañía para sus amigos, de hecho, a veces salen con ellos y comparten en otros espacios diferentes a su hogar.

Reyes del rating

Este nuevo estilo de vida le ha brindado a la pareja la armonía necesaria para llevar un hogar tranquilo, lleno de amor y salud. Se casaron hace dos años y medio, y a pesar de su diferencia de edades tienen más cosas en común que cualquier matrimonio convencional. Es más Sebastián asegura que el matrimonio es el estado ideal del ser humano.

Los dos opinan que están en el mejor momento de sus vidas, pues, además, en lo profesional, él hace parte del elenco del seriado La Pola y ella es la antagonista de Un sueño llamado salsa, la nueva telenovela que produce Fox Telecolombia para RCN. Kathy por estos días, adicionalmente, protagoniza La santísima, seriado realizado por Teleset también para el canal RCN, y debutará este año en cine, con un personaje en la película La reina, dirigida por Antonio Dorado.

Por: Amparo Díaz
Fotos: Archivo personal

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather
  • eli

    17-noviembre-2015

    Me parece bacano

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *