Amigdalitis

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather


Amigdalitis

Cómplice de la enfermedad digestiva

POR: Medardo Rosales Estrada, MD
Pediatra y especialista en medicina biológica
<www.medardorosales.com>

Causas frecuentes de la inflamación de las amígdalas son los virus y las proteínas de algunos alimentos; esta inflamación es la base para que prospere la infección bacteriana de la flora intestinal.

De manera especial, me ha llamado la atención que adultos de mediana edad con síntomas de gastritis, duodenitis, síndrome de dismotilidad intestinal (dolor abdominal, dificultad en el vaciamiento intestinal o heces blandas a veces con diarrea, mala digestión, flatulencia, etc.) y síndrome de intestino irritable, tienen como común denominador, entre otros, casos recurrentes de amigdalitis durante su infancia.

Para darle explicación a esta asociación clínica, he recurrido a los conocimientos que la inmunología moderna me ha enseñado. La placa de Peyer es una pequeña estructura celular que funciona como unidad de registro inmunológico del intestino. Esta especie de sistema especializado se encuentra ubicada en la superficie del intestino delgado y, al igual que las amígdalas, tiene una particularidad: se trata de células receptoras de información que permiten el paso de los antígenos hacia su interior, donde están todas las células del sistema inmune prestas a reconocer todo tipo de partícula.

En conclusión, cada amígdala es realmente una gran placa de Peyer, aunque estructural y funcionalmente sean diferentes. Y, para decirlo de una manera coloquial, todo el trayecto del intestino delgado está cubierto, en su superficie interna, por pequeñas “amígdalas” o la faringe está protegida por dos “placas de Peyer”.

Suena lógico que en la puerta de entrada del tracto digestivo haya un vigilante que detecte el peligro. Las amígdalas son estructuras de registro inmunológico de los antígenos alimentarios, como lo son las placas de Peyer en el intestino. Es lógico pensar, entonces, que si en algún momento durante la niñez la amígdala respondió contra un antígeno alimentario, más tarde el intestino lo haga contra el mismo antígeno, porque la información inmunológica se ha transferido desde la amígdala hasta el intestino delgado. El sistema inmune tiene memoria por tiempo indefinido y funciona como una sola unidad en todo el organismo.

Causas frecuentes de inflamación de las amígdalas son los virus de los resfriados y ciertas proteínas de algunos alimentos. Esta inflamación es la base para que prospere la infección bacteriana del Estreptococo betahemolítico, ejemplo muy claro de la disbacteriosis (cambio en las características de las bacterias de la flora intestinal) por inflamación del órgano; de tal manera que, aunque se toma la bacteria como causa directa de la amigdalitis aguda, es la inflamación previa de esta importante glándula la causa fundamental para que los niños presenten amigdalitis a repetición.

Una amígdala saludable no tiene por qué infectarse. “La bacteria no es nada, el terreno lo es todo” (Claude Bernard, fisiólogo y médico francés, 1813-1878). Tengamos muy en cuenta que el tiempo que transcurre entre la aparición de una enfermedad (amigdalitis) y otra (trastornos digestivos) puede ser bastante largo; es el tiempo de latencia de la enfermedad, enmarcada dentro de un concepto de globalidad en el organismo.

Pero ¿qué sucedería si el problema es a la inversa? Es decir, que lo que estamos viendo como amigdalitis recurrente fuera solo una respuesta universal del sistema inmune, secundaria a la intolerancia del intestino a algún alimento. ¡Suena lógico, demasiado lógico! Muchas veces pienso eso, especialmente cuando el paciente tiene síntomas o signos sutiles de mal funcionamiento digestivo; siendo así, el problema es totalmente diferente; en este caso, ya existe una enfermedad digestiva en incubación que se hará evidente años después en la vida del adulto.

Causas frecuentes de la inflamación de las amígdalas son los virus y las proteínas de algunos alimentos; esta inflamación es la base para que prospere la infección bacteriana de la flora intestinal.1716

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather