10 mitos que NO le harán perder peso

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Son varios los errores que se cometen cuando se trata de adelgazar y a la vez mantener la salud. Con el apoyo de la asesora en nutrición Ana Muñiz, presentamos el decálogo de los más comunes:

1.   Huir de todas las grasas

Contrario a las creencias populares, consumir grasas es necesario para quemar esas mismas grasas y lograr el equilibrio corporal. No todas las grasas son malas; las perjudiciales son las creadas de manera artificial.

“Estas son las culpables de que una persona se engorde, porque su cuerpo al no reconocerlas como alimento y costarle mucho su metabolización, las almacena. Las grasas que debe ingerir son las naturales, como la mantequilla, el aceite de coco o el aceite de oliva”, explica la nutricionista.

2.   Pensar que adelgazará comiendo lo que quiera

Comer alimentos glucémicos como pizza y pasteles segregará insulina y eso hará que gane peso. Mantener la glucosa baja es la mejor opción para no tener hambre y por ende comer menos. Lo correcto es alejarse de los azúcares, almidones y alimentos con alto índice glucémico.

3.   Creer que lo ‘natural’, ‘bajo en grasa’ u ‘orgánico’ significa sano

Si desea adelgazar olvídese de la comida procesada, alta en carbohidratos y en sodio (no es sal, es solo sodio) colorantes y conservantes. “Si un alimento necesita añadir aditivos para conseguir sabor es una mala señal; la comida de verdad sabe bien por sí misma”, asegura la doctora Muñiz.

Como consejo se recomienda leer detalladamente la lista de ingredientes de un producto y no confiar en lo que pone la publicidad del envase.

4.   Someterse a dietas milagro

“Si no fue un milagro la forma como engordó, tampoco lo será la manera de adelgazar”, afirma la especialista en nutrición, quien complementa que no es necesario gastar dinero en pastillas o ‘brebajes’, para bajar de peso. Solo necesita comer bien y practicar una actividad física moderada para que su metabolismo funcione de manera eficiente.

Deje de tomar bebidas procesadas y céntrese en beber agua y comer productos frescos sin aliños. Evite la pasta y el pan.

5.  Creer que el problema se soluciona con ejercicio

Comer una hamburguesa con papas, gaseosa y luego realizar extenuantes jornadas en el gimnasio no va a solucionar el problema de sobrepeso. Efectivamente quemará glucosa pero no la insulina que ha segregado para quemar ese aporte de azúcares. Tampoco quemará las grasas trans o hidrogenadas que son las que se van a almacenar directamente en su tejido adiposo.

Ejercítese para mantenerse activo y tonificar su cuerpo, pero no como única herramienta para adelgazar. Una buena dieta es primordial para ello.

6.  Beber refrescos light o zero

A pesar de que estas bebidas no tengan calorías, el sabor dulce de los edulcorantes (sacarina, ciclamato sódico, esteviósido y acesulfamo-K) tiene una respuesta por parte de su insulina que provoca la ganancia de peso. 

“Al segregar insulina sin haber tomado glucosa lo único que consigue es estimular el apetito y querer consumir más azúcar y así acaba bebiendo y comiendo más. Lo correcto es beber agua o infusiones”, explica la nutricionista.

7.   No beber suficiente agua

Beber agua reduce su apetito y el nivel de sodio. Estar deshidratado hace que gane peso; ante un nivel moderado de deshidratación su cuerpo envía señales en forma de apetito, a veces cree que tiene hambre cuando realmente es sed. Además hay que tener especial cuidado si consume bebidas diuréticas (café, bebidas con sodio como zumos envasados o refrescos, té, bebidas con alcohol, etc.).

La solución está en beber más agua, especialmente antes de las comidas, si lo hace durante las comidas o después, ese nivel de líquido interferirá negativamente en la tarea de los jugos gástricos.

8.   Consumir productos de soya como sustituto de carne o productos lácteos

En Asia, de donde proviene la soya, esta se usa como un condimento que no reemplaza a ningún alimento principal. “Ha llegado a nuestros hogares porque es una legumbre ‘todoterreno’ que funciona muy bien, al igual que el maíz. La soya que consumimos es transgénica, porque aún la cultivan biológicamente”, explica la doctora Muñiz.

Sin embargo, la soya contiene hormonas que interfieren con las suyas, así que se recomienda prescindir de su consumo si tiene problemas con la tiroides o pretende quedar embarazada; en el caso de los hombres, estarían consumiendo hormonas que podrían afectar directamente a su fertilidad. Se recomienda volver a consumir los productos originales.

9.   Pensar que los suplementos solucionan una mala dieta

Los suplementos son solo eso, suplementos. Da igual cuántos tome y las maravillas que sobre ellos le hayan contado. Tomar unas cuantas pastillas no va a solucionar el hecho de que su dieta se base en grasas trans, azúcares, etc.

Base su procedo de adelgazamiento en elegir los alimentos adecuados y no en pastillas.

10. Querer adelgazar sin cambiar de hábitos alimenticios

El hecho de engordar es un indicativo de que algo falla en su organismo, si no es un motivo médico, la razón estará en los alimentos que consume. La solución pasa por cambiar su manera de comer. Apúntele a una dieta con la que consiga recuperar su salud y su peso.

El estar delgado no es sinónimo de salud. “Si se centra en su salud por un tiempo y evita alimentarse con productos que son dañinos, adelgazará”, concluye la especialista.

Más información:
Publicaciones:  The healthy skeptic
Whole health source
Perfect health diet
www.megustyaestarbien.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *