10 claves para retornar feliz a la oficina

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

En alguna oportunidad de la vida hemos oído hablar de la depresión posvacaciones e, incluso, se puede decir que muchos la han padecido.

Aunque no se trata de una enfermedad que requiera atención médica o tratamiento farmacológico, lo cierto es que este padecimiento es un estado de ánimo que requiere de una gran fuerza de voluntad para adaptarse a la realidad aunque ese regreso al trabajo no siempre corresponda con las expectativas.

“Síntomas como irritabilidad, insomnio o ansiedad dependen, en gran medida, de la insatisfacción por el regreso al trabajo, el retorno a horarios estrictos, el reencuentro con jefes molestos o la retoma de la rutina. Es, por lo tanto, un malestar transitorio que requiere fundamentalmente enfrentar la realidad y aceptar la situación”, asegura Ángela Buitrago, especialista en Talento Humano.

Se recomienda

Para sobrellevar la situación es oportuno:

  • Mantener una actitud positiva.
  • Ser realista.
  • Dedicar tiempo a diario para el ocio.
  • Evitar considerar las vacaciones como la solución a los problemas.
  • Aprovechar para descansar lo suficiente.
  • Tratar de incorporarse a la rutina laboral de forma paulatina.
  • Dividir su periodo de las vacaciones en dos, ya que el organismo requiere vacaciones de forma secuenciada.

Optimismo ante todo

No considere el regreso a su puesto de trabajo como un periodo de desdicha y desánimo. Aunque de cierta manera es normal que así lo sienta. Es importante afrontar la vuelta al trabajo con optimismo para que el malestar dure lo menos posible. Por ello le proponemos una serie de 10 consejos que le ayudarán a superar la depresión posvacacional cuanto antes.

1. Identifique la sensación: la depresión posvacaciones es un síndrome que experimenta mucha gente al finalizar sus vacaciones y reincorporarse a sus puestos de trabajo. Presenta  síntomas similares a los de una depresión clínica:

  • Apatía
  • Desánimo
  • Irritabilidad
  • Dificultad para relacionarse con los demás
  • Insomnio

En casos graves puede llegar a provocar estados de ansiedad, trastornos digestivos y taquicardias.

2. Conozca por qué se produce: es normal que una persona se sienta desanimada cuando los días de ocio dan paso a las largas jornadas laborales y a las responsabilidades. El verdadero problema surge cuando esa sensación de desánimo generalizado se prolonga durante más de dos semanas.

3. Disfrute el primer día de regreso: de nada sirve lamentarse y amargarse sin sentido al recordar lo bien que la pasó en vacaciones y lo duro y triste que resulta estar de vuelta en la oficina. Tómese su primer día de trabajo como una jornada laboral más y quítele dramatismo al asunto. Anímese y disfrute del reencuentro con los compañeros y amigos. Pregúnteles acerca de sus vacaciones y cuénteles cómo fueron las suyas.  Se sentirá mucho mejor y estrechará lazos con ellos.

4. Incorpórese poco a poco: tómese su tiempo para ponerse al día con lo que dejó pendiente antes de irse a vacaciones y las tareas que surgieron en su ausencia. Planee esa primera semana de trabajo y así verá que, poco a poco, irá recuperando el ritmo laboral acostumbrado hasta olvidar la sensación de desasosiego cada vez que tenga que ir a trabajar.

5. Marque nuevos objetivos e ilusiones: piense que puede aprovechar los fines de semana y los días festivos y compensatorios para descansar y disfrutar.  Plantéese objetivos y metas concretas para alcanzar durante el nuevo año laboral; esto hará que acuda al puesto de trabajo con la ilusión propia de quien persigue un sueño.

6. Intente mejorar las condiciones en el trabajo: si su jefe es despótico, tiene un compañero al que no soporta y una silla que afecta su espalda no se detenga en el problema.  Aun si tiene la fortuna de estar enamorado de su trabajo, siempre habrá cosas que no sean de su agrado. Si esto es así, llegó la hora de transformar la situación y, aunque no lo logre, queda la satisfacción de que lo intentó.

  • Establezca una comunicación más  fluida.
  • Haga que su punto de vista sea escuchado y se tenga en cuenta.
  • Comunique si algo no le parece bien.

 Esto permitirá sentirse más implicado en su trabajo, y ello hará que la vuelta al mismo no sea tormentosa.

7. Diviértase en las horas extra del día: el trabajo solo ocupa la tercera parte de la jornada diaria, así que cuando termine de laborar dedique el resto del día a practicar actividades de su  agrado o para estar con los amigos o con la familia. También es importante no llevar trabajo a casa.

8. Practique un deporte: realizar actividad física contribuye a combatir el estrés. Salir a correr en sus ratos libres o inscribirse en el gimnasio logra romper con la monotonía que puede experimentar en su trabajo. Con ellos ganara salud y energía.

9. Dele la verdadera importancia a su trabajo: es una manera de realizarse personalmente, una forma de prestar un servicio a la sociedad y un proceso en el que nunca se deja de aprender. Comprender esto permitirá que deje de contemplar la vuelta al trabajo como una obligación. Recuerde que no está atado a su trabajo y labora, entre otras cosas, para poder pagarse las vacaciones que acaba de disfrutar.

10. Adopte una mentalidad positiva: acepte la realidad y el hecho de que tuvo tiempo para descansar y que ahora toca trabajar. Haga su trabajo lo mejor posible, siempre con una sonrisa. Eso hará un feliz retorno a su trabajo.

Más información
www.primerempleo.com

¿Te gusta el artículo?. Compartelo...
Facebooktwittergoogle_plustumblrFacebooktwittergoogle_plustumblrby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *